Lunes, 3 de Diciembre de 2007

El Rey pide redoblar esfuerzos contra el terrorismo desde la unidad democrática

EFE ·03/12/2007 - 13:07h

EFE - Los Reyes Juan Carlos y Sofía, junto a la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, y su esposo, José Miguel Arroyo, presencian un desfile de las tropas de la Guardia Real en el Palacio de El Pardo durante el acto de bienvenida a la mandataria.

El Rey ha considerado hoy necesario "redoblar nuestros esfuerzos para acabar con el terrorismo" desde "la necesaria unidad de los demócratas, la eficaz acción de la Justicia y la abnegada labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Don Juan Carlos ha pronunciado estas palabras en los brindis de la cena de gala ofrecida en el Palacio Real en honor de la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, y su esposo José Miguel Arroyo, en visita de Estado a España.

El Rey recordó que la "crueldad y cobardía del terrorismo" de ETA acabó el pasado sábado en el sur de Francia con la vida de un guardia civil y causó heridas de gravedad a otro agente "cuando cumplían con su deber en el marco de la colaboración" con el país vecino.

"En estos momentos de intenso dolor reiteramos nuestra solidaridad, apoyo y afecto a sus familiares y compañeros, al tiempo que nuestra más firme repulsa y condena de la barbarie terrorista", ha señalado el Monarca.

Don Juan Carlos ha manifestado la disposición de España a seguir cooperando con Filipinas en la lucha contra el terrorismo, una amenaza común e "inaceptable" que "ha escrito algunas de sus páginas más sangrientas" en estos dos países y que "debemos combatir con tesón y firmeza".

El Rey también ha animado a Filipinas a "profundizar en la construcción de la convivencia democrática y en la consolidación de las estructuras de participación que incluyan a todos los ciudadanos sin distinción".

Ha recordado que este país asiático abolió la pena de muerte el año pasado, una decisión impulsada por el "coraje político" de la presidenta de ese país, cuyo gobierno sufrió la pasada semana un intento de golpe de Estado.

"Seguimos con particular atención vuestros esfuerzos por llevar la concordia definitiva hasta el último rincón del país", ha apuntado el Rey, quien reiteró la disponibilidad española "para apoyar activamente los procesos de paz que habéis iniciado" ya que "nada que afecte a la paz y a la prosperidad de Filipinas puede ser ajeno a España".