Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Los espías de EEUU contradicen a Bush sobre la amenaza de Irán

Anuncian que Teherán interrumpió su programa de armas nucleares hace cuatro años

I.S.U ·03/12/2007 - 22:12h

Ahmadineyad, aquí de la mano del rey saudí, asistió ayer a la cumbre de países del Golfo Pérsico. efe

Los servicios de inteligencia norteamericanos eliminaron ayer prácticamente cualquier posibilidad de que se produzca un ataque norteamericano contra Irán en los meses que le restan a George Bush en la Casa Blanca.

En un informe conocido como Estimación de Inteligencia Nacional, declaran que Irán interrumpió su programa de armas nucleares en 2003, lo que contradice las conclusiones a las que llegaron esos mismos servicios hace dos años.

El informe, conocido por sus siglas en inglés NIE, representa el consenso existente entre las 16 agencias de espionaje, incluida la CIA.

Las conclusiones están mucho más cerca de los informes del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que de las denuncias realizadas por los gobiernos norteamericano e israelí.

Están, por tanto, muy alejadas de las alarmistas declaraciones de Bush. En un discurso en octubre, el presidente norteamericano llegó a decir que un Irán con armas nucleares podría llevar al mundo a una Tercera Guerra Mundial.

El NIE admite que las intenciones de Irán sobre su programa nuclear no están del todo claras con la información que está al alcance de los servicios de inteligencia deEEUU.

Sin embargo, sí dice que las decisiones del Gobierno de Teherán "están guiadas por un análisis que tiene en cuenta el coste y los beneficios, y no por un intento de conseguir el arma (nuclear) a toda costa y con independencia de los costes militares, económicos y políticos".

El informe sostiene que si Irán reanudara su programa de armamento nuclear, aún le quedarían dos años hasta tener el uranio enriquecido necesario para fabricar una bomba. Es posible, dice el informe, pero altamente improbable.

Lo más probable es que en ese caso Irán no conseguiría su primera bomba hasta comienzos de la próxima década, "en algún momento del periodo 2010-2015". Una de esas agencias (la oficina de inteligencia del Departamento de Estado) no cree que eso sea posible hasta el año 2013.

Al dilatar tanto en el tiempo el momento temido por norteamericanos y europeos desa-parece por completo la urgencia que algunos sectores de la Administración norteamericana han querido imprimir al asunto de Irán.

Presión internacional

El informe explica que es probable que Teherán mantega abierta la opción de fabricar armas nucleares y que al mismo tiempo es susceptible de tomar una decisión u otra en función de la presión internacional.

Fuentes de inteligencia han contado a la agencia Reuters que Bush y el vicepresidente, Dick Cheney, fueron informados el pasado miércoles sobre las conclusiones de la NIE. Estos informes, de los que sólo se hace pública una parte para preservar el secreto de las fuentes, tienen una gran influencia en el debate político norteamericano.

Antes de la invasión de Irak, la Casa Blanca utilizó otro informe sobre el supuesto arsenal iraquí de armas de destrucción masiva -que resultó estar basado en pruebas falsas- para defender el derrocamiento de Sadam Hussein.

En esta ocasión, la absolución de Irán puede tener una gran repercusión en la campaña electoral norteamericana. Los candidatos republicanos han insistido en que EEUU debe utilizar cualquier medio militar para impedir que Irán obtenga armas nucleares.