Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Dimite el líder de los socialistas marroquíes

La crisis en la USFP socava los cimientos del frágil Gobierno de Marruecos

TRINIDAD DEIROS BRONTE ·03/12/2007 - 21:55h

Más quebraderos de cabeza para Abás El Fassi.

De la coalición que gobierna Marruecos se dice que es el Ejecutivo más frágil que ha tenido este país desde que en 1997 Hasán II entreabriera la puerta del poder a los partidos de oposición.

Este Gabinete, en el que diez de sus 33 miembros, supuestamente independientes, han sido nombrados por el rey Mohamed VI y su camarilla, ha recibido hoy otro serio revés. Mohamed El Yazghi, primer secretario de uno de los cuatro partidos de la coalición gubernamental, la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), ha dimitido de su cargo y congelado su participación en el buró político de esta formación.

Una dimisión forzada
El pasado sábado, durante una reunión de esta instancia ejecutiva, la mayoría de sus miembros dio a su líder, que ocupa el cargo de ministro de Estado sin cartera, y a su adjunto, el ministro de Justicia, Abdelouahed Radi, un ultimátum: debían elegir entre abandonar sus cargos en el partido o renunciar a las carteras que ocupan en el Gobierno.

Para Yunes Muyahid, miembro del Consejo Nacional de la USFP, este envite directo se enmarca dentro de las ambiciones personales de algunos de sus dirigentes y no en la "necesidad de refundar el partido" que reclaman sus bases.

Pero la crisis viene ya de lejos y, tras los pésimos resultados en las elecciones de septiembre, se ha agudizado. Muyahid explicó a Público que ex ministros "como Fatala Ualalú y Habib El Malki"- antiguos titulares de Finanzas y Educación, respectivamente-han encabezado "este golpe de Estado porque no han obtenido una cartera". Esta crisis deja abierta la puerta a que la USFP "pase a la oposición, lo que comprometería la estabilidad de la coalición de Gobierno", añadió.

De ser así, el Ejecutivo, cuyo primer ministro es el impopular Abás el Fassi, del partido conservador Istiqlal, dependería aun más de los votos de un grupo parlamentario creado por los consejeros del rey en torno al auténtico hombre fuerte del Gobierno, el ex ministro delegado de Interior e íntimo amigo del monarca, Fuad Ali el Himma