Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Ecologistas... de boquilla

OLIVIA CARBALLAR ·03/12/2007 - 21:30h
A diferencia del resto de los españoles, que subieron la vivienda al podium de sus preocupaciones en la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, los andaluces sienten más inquietud por el medio ambiente que por tener una casa. Al menos, de boquilla. Según los datos del Ecobarómetro 2007, al 63% de los 1.300 encuestados le alarma el daño que sufre la naturaleza, sobre todo, los incendios forestales (52,3%) y la sequía (36%). Pero la mayoría no pondría ni un euro de su bolsillo para asumir costes asociados a políticas ambientales. Y eso que la cifra de rezagados ha aumentado un 20% con respecto al año anterior.
El 50,2% se muestra en contra de pagar precios más elevados por el agua para evitar su derroche y el 46,5% no quiere ni oír de hablar de impuestos en los combustibles. Eso sí, casi el 69% está de acuerdo con multar a quienes no reciclen correctamente. Porque ellos, de manera individual, sí reciclan (68,2%) y ahorran agua en casa (78,7%) y van a pie, en bici o en transporte público para desplazarse por la ciudad (60,2%) y usan bombillas de bajo consumo (53,8%). Y algunos hasta compran productos respetuosos con el medio ambiente (32,7%).
La percepción colectiva, sin embargo, ya es otra historia: los encuestados piensan del resto de andaluces que al 42% no le interesa nada o casi nada el medio ambiente y, en consecuencia, ninguna de estas prácticas de buenos ciudadanos. Solamente al 22,7%, opinan, le preocupa mucho o bastante. Al resto (35,2%), algo.
De lo local a lo global
El Ecobarómetro, elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas a través del Instituto de Estudios Sociales de Andalucía, también refleja un aumento de la preocupación a medida que el ciudadano se aleja de su lugar de residencia. Así, un 43,7% de los encuestados cree que la situación del medio ambiente en su localidad es buena o muy buena, un porcentaje que disminuye en más de cinco puntos cuando se les pregunta por Andalucía. Por el contrario, más de la mayoría considera que en el mundo el problema es monumental.
Cerrar el grifo
Los datos reflejan un cambio de tendencia interesante en las soluciones a la escasez de agua. Los andaluces prefieren ahora el ahorro en casa a la construcción de pantanos. Además, ven las desaladoras como una “alternativa menos destructora”, informa Europa Press. Sobre todo, en Almería, donde ayer la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, presentó el Ecobarómetro. El paro y la economía, no obstante, siguen quitando el sueño a los andaluces, que relegan la política una vez más.