Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Filipinas se compromete a que el español se vuelva a estudiar en las escuelas

EFE ·03/12/2007 - 22:02h

EFE - El ministro de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y su homólogo de Filipinas, Alberto Rómulo (d), durante la firma de un acuerdo entre ambos países, hoy en Madrid.

La presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal, anunció hoy, en la primera jornada de una visita de Estado a España, su compromiso de que el idioma español vuelva a ser una asignatura de estudio obligatorio en las escuelas de su país.

Macapagal expresó el compromiso de promocionar la enseñanza y el aprendizaje del español durante el discurso que pronunció, casi todo en este idioma, en su visita al Senado.

El español fue eliminado del sistema educativo en Filipinas en 1987 durante el Gobierno de la presidenta Corazón Aquino con la Constitución que se redactó tras la caída del régimen de Ferdinand Marcos, que estableció como lenguas oficiales el tagalo y el inglés.

Más de 5.000 personas estudian la lengua castellana en Filipinas -la mitad de ellos lo hablan a diario-, el noveno país más poblado de Asia con cerca de 85 millones de habitantes que durante 350 años y hasta 1898 fue colonia española.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, en una rueda de prensa junto con su colega filipino, Alberto Rómulo, dijo que la medida anunciada por Macapagal es "extraordinariamente importante" y supone una "esperanza" para que el español vuelva a estar "muy presente" en la sociedad de su país.

España colaborará con el Gobierno de Filipinas para implantar este plan con la formación de profesores y el envío de material académico, explicó Moratinos.

El ministro destacó las "excelentes" relaciones entre ambos países, constatada por la visita de Estado de Macapagal, la primera de un presidente filipino en los últimos 45 años.

Esta amistad, según Moratinos, ha permitido llegar a acuerdos como el convenio sobre personas condenadas, ratificado por los Parlamentos de los dos países, que permitirá al español Francisco Larrañaga cumplir su castigo en una cárcel de España.

Larrañaga, acusado de secuestro y asesinato de dos hermanas en 1997, salió del corredor de la muerte en octubre de 2006 tras la abolición de la pena de muerte en Filipinas.

Moratinos no quiso fijar una fecha sobre el posible traslado, aunque confió en que Larrañaga regrese a España "lo más rápidamente posible" una vez que lo solicite.

Macapagal fue recibida hoy por los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, y luego visitó el Senado, donde su presidente, Javier Rojo, le impuso las Medallas del Congreso y del Senado, y le entregó una edición de lujo de la Constitución española de 1812.

Tras participar en una concentración de repulsa al último asesinato de la organización terrorista ETA, la presidenta pronunció un discurso en el que manifestó su solidaridad en la lucha contra el terrorismo.

Macapagal subrayó que el compromiso con la democracia y el respeto a los derechos humanos son "valores inherentes" a las identidades de ambos países.

Con motivo de la visita, España y Filipinas han firmado varios convenios sobre energías renovables, cooperación educativa, turismo, pesca y agricultura a través de sus ministros de Exteriores.

El aumento del intercambio comercial e inversor es otro de los objetivos de ambos países, asunto que será abordado en una reunión que celebrará el martes la III Tribuna bilateral, a la que acudirá Macapagal y un amplio número de empresarios.

Moratinos expresó el apoyo de España a los esfuerzos de la presidenta filipina para consolidar la democracia en su país, después de la intentona golpista alentada la semana pasada por un grupo de militares.

El titular español de Exteriores también destacó el deseo de seguir considerando a Filipinas un país prioritario para la cooperación española en Asia.

Macapagal, que ya visitó España en 2006, asiste en la noche de hoy a una cena de gala que los reyes ofrecen en su honor en el Palacio Real.