Lunes, 3 de Diciembre de 2007

EADS fabricará sus aviones fuera de la UE

La competitividad se resiente por el alza del euro

A. M. VÉLEZ ·03/12/2007 - 21:13h

Empiezan a materializarse las “medidas radicales” anunciadas hace un par de semanas por el presidente del fabricante de aviones Airbus, Thomas Enders, para hacer frente a la creciente pérdida de competitividad de sus plantas.

Louis Gallois, su homólogo en la matriz del grupo, EADS, confirmó ayer el proyecto de trasladar parte de la producción de su filial a países de la zona dólar, para hacer frente a la diferencia cambiaria que favorece a la divisa estadounidense, en niveles históricamente bajos frente al euro.

Gallois aseguró en la emisora de radio Europe 1 que el traslado de parte de la producción a países de la zona en la que se pague en la divisa estadounidense no es una hipótesis sino una realidad necesaria “para preparar a la empresa ante un dólar que nadie controla”.

Más que de falta de pedidos (acaba de cerrar la venta de 160 aviones a China por casi 12.000 millones de euros), el problema de Airbus es de competitividad con respecto a su principal rival, el estadounidense Boeing, puesto que paga en euros la fabricación de sus aviones que, posteriormente, vende en dólares, la divisa que le imponen sus clientes.

El presidente de EADS aseguró que la deslocalización afectará a todos los aviones pero no a todas las piezas: “Vamos a vernos obligados a fabricar (fuera de Europa) piezas de los aviones, puertas, elementos del fuselaje, elementos del ala en el exterior de Europa”, aseguró.

Gallois calificó el derrumbe del dólar frente al euro de “problema de dimensión política”.

“Hay una crisis profunda en cierto número de industrias únicamente porque los estadounidenses dirigen una política que se traduce en una baja sin fin del dólar”, indicó.

El ejecutivo francés señaló que el impacto de este proyecto en las plantas europeas “no será inmediato” y calculó que comenzará a hacerse “en el próximo decenio”.

El pasado fin de semana, el presidente del constructor aeronáutico francés Dassault Aviation, Charles Edelstenne, también aseguró que la empresa está proyectando deslocalizar parte de su producción a países de la zona dólar a otros con costes de producción más bajos.

A China
En mayo pasado, Airbus inició la construcción de una planta de ensamblaje en Tianjin, a 110 kilómetros de Pekín. Será la primera fábrica fuera de Europa y su puesta en marcha está prevista para 2011.

Según el semanario económico alemán WirtschaftsWocheun, Airbus estudia abrir una factoría en Estados Unidos, que abastecería los encargos militares de ese país. La ubicación barajada es la ciudad de Mobile, en el estado de Alabama, según la agencia AFP. Otra posible ubicación, de acuerdo con el citado semanario, es Rusia.

De momento, no parece suficiente el sacrificio de los 10.000 puestos de trabajo que contemplaba el programa Power 8, lanzado tras los retrasos en el lanzamiento del superavión A380. Sobre todo, porque ese plan de ajuste se concibió de acuerdo con un cambio del euro a 1,35 dólares, frente a los 1,46 dólares actuales.

Según Gallois, cada subida de diez céntimos en la cotización del euro tiene un impacto de mil millones de euros para el fabricante europeo.

España vigila las consecuencias para sus 3 plantas 

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, dijo ayer que el anuncio de EADS es una “decisión de empresa” e incidió en que lo que “interesa” es que la compañía “vaya lo mejor posible”. En declaraciones a los periodistas antes de participar en la reunión del Eurogrupo (ministros de Finanzas de la zona euro), Solbes recordó que España tiene una “pequeña participación” en EADS (5,5%), por lo que el Gobierno deberá estudiar las implicaciones de esa decisión, que fuentes de Airbus eludieron valorar. La empresa tiene tres plantas en España, dedicadas a la fabricación de componentes, y emplea a unas 3.000 personas. De ellas, 400 se verán afectadas por el plan de ajuste ‘Power 8’.