Lunes, 3 de Diciembre de 2007

El sastre boliviano que se enfrentó a Tecnocasa

Un inmigrante denuncia a una franquicia de Tecnocasa por venderle una casa ocupada como libre

BEATRIZ LUCAS ·03/12/2007 - 20:39h

Gustavo Zenteno en su vivienda del barrio madrileño de Carabanchel que recuperó hace un año. DANI POZO.

Imagínese que se compra una casa a través de una inmobiliaria y cuando va a entrar por primera vez en ella, le han cambiado la cerradura. Menudo susto se llevaría al descubrir que el hogar de sus sueños, que ya está pagando, vive una familia con contrato de alquiler en regla del que no había ni rastro en su contrato de compra venta.

Gustavo Zenteno se indigna cuando lo piensa: “Fue una estafa y no puede quedar así”. Es un sastre boliviano de 29 años que ha denunciado a una franquicia de Tecnocasa (Oficina San Isidro SL) en el barrio madrileño de Carabanchel. Le vendieron una casa libre de cargas, según el contrato. Pero en su piso vivían ocho paraguayos con un contrato de alquiler por un año firmado un par de meses antes. No pensaban marcharse.

Hipotecado y durmiendo en el suelo
Gustavo había firmado la venta de su piso el 13 de junio de 2006 pero pasó cerca de un mes durmiendo en el suelo de la habitación de su hermana. Eso sí, pagaba su hipoteca religiosamente cada mez. El vendedor de la casa, en la calle Rascón, Ramón Sánchez Ramírez había desaparecido, en la inmobiliaria Gustavo asegura que “se hicieron los sorprendidos” y le pagaron un mes de alquiler.

Cuando asumió que el drama iba para largo, alquiló un nuevo piso. Su situación económica era cada día más  angustiosa: además de la hipoteca tenía que pagar el alquiler. Sus inquilinos no deseados le depositaban cada mes el dinero en el juzgado y él no quería utilizarlo hasta que se resolviera la situación. En cuanto su mujer y sus dos hijos, de 6 y 2 años, llegaron desde Bolivia, empezaron la campaña para recuperar su piso. “Nos plantábamos casi todos los días en la puerta para pedirles por favor que nos lo devolvieran que no teníamos donde ir ni dinero para pagar la hipoteca y el alquiler. Cedieron. Yo creo que fue casi por pena”, recuerda Gustavo.Por fin entraron en su casa hace un año, en diciembre del año pasado, siete meses después comprarla. Su abogado, un letrado del turno de oficio que prefiere no dar su nombre, cree que lo que pudo al final fue la amenaza de demanda a los inquilinos.

El siguiente paso fue una demanda penal por estafa en los juzgados de Plaza de Castilla contra la franquicia de Tecnocasa. La plantearon hace dos meses. “Habían firmado ante un notario que la casa estaba libre pero tenía inquilinos con un contrato de alquiler por un año y eso es un fraude”, explica el letrado. Asegura que en la inmobiliaria sabían que había inquilinos. Cuando Gustavo fue a visitar el piso con su hermana, algunos de los paraguayos estaban allí. El comercial de Tecnocasa le contó que eran amigos del dueño y que se irían en cuanto vendieran la casa.

“Los inquilinos tenían un contrato verbal. Se habían comprometido con el dueño a que se irían en cuanto vendiese el piso, pero no se plasmó en ningún contrato escrito y cuando vendieron el piso, no quisieron irse. Tenían que haber resuelto esta situación antes de vender la casa. Una vez cobrada la comisión, se desentendieron del tema y el vendedor desapareció”, relata el abogado.

En la franquicia de la calle Recesvinto, que en su momento ayudó a Gustavo a buscar otro piso, ayer no quisieron hacer declaraciones: “No sé de lo que me habla. Llame a la central”, aseguró el encargado de la oficina. En la central de Tecnocasa en Barcelona un portavoz explicó: “La denuncia se la han puesto a una franquicia y el juicio aún no se ha resuelto. Los propietarios han salido del país y esperamos la resolución judicial”.
Virginia Arce, abogada experta en derecho inmobiliario (www.arceabogados.es ), explicó ayer que los contratos de arrendamiento “no suelen estar inscritos en el registro de la propiedad porque no es necesario”. En su opinión, “la única manera de comprobar si la vivienda está libre es yendo a la casa varias veces para ver si está vacía”. En este caso nadie lo hizo. En los tribunales su historia y una posible indemnización puede tardar en resolverse más de tres años. Pero Gustavo respira tranquilo : “Al menos he conseguido empezar de nuevo”.

 ¿CÓMO PUDO COMPRAR UNA CASA OCUPADA SIN SABERLO?
1. ¿Es legal vender un piso con inquilinos dentro?
Sí. Pero en caso de que los inquilinos tengan un contrato de alquiler vigente el dueño tiene que respetárselo. Si judicialmente el propietario demuestra que necesita la casa para vivir podría conseguir el desahucio por vía judicial. Otra vía para conseguir el desaucio es demostrar que el contrato es ilegal.
2. ¿Comprueban las inmobiliarias si las casas que venden están vacías?
No es obligatorio que los contratos de alquiler privados se registren. En este caso no lo estaba. En este caso la inmobiliaria sólo comprobó que el piso no tenía ningún contrato de alquiler registrado públicamente.
3. ¿Qué herramientas legales tendría el comprador frente a la inmobiliaria?
Una demanda por falsedad documental. Como en el contrato el vendedor asegura ante notario que el piso está libre de cargas, ocupantes y arrendamientos, se podría tratar de un delito de falsedad documental o incluso un delito de estafa si se logra demostrar que la inmobiliaria estaba al tanto del contrato de alquiler. Se trata de un proceso penal y la resolución puede demorarse hasta cinco años.

Noticias Relacionadas