Lunes, 3 de Diciembre de 2007

El fiscal pide prisión para 27 de los 28 condenados de Ekin que hoy comparecieron

EFE ·03/12/2007 - 10:14h

EFE - En la imagen, Elena Beloki, ex responsable de Comunicación de la Asociación Europea Xaki, y Xabier Maria Salutregi, ex director del periódico Egin, son trasladados por varios agentes de la Policía Nacional después de que la Audiencia Nacional ordenara el viernes la detención de 46 de los procesados en el sumario 18/98 seguido contra el aparato político de ETA, Ekin, y otras organizaciones del entorno de la banda terrorista.

La Fiscalía ha pedido el ingreso en prisión provisional para 27 de los 28 detenidos en relación con el sumario 18/98 que hoy han comparecido ante el tribunal que les juzgó para la adopción de medidas cautelares mientras se notifica la sentencia por la que han sido condenados y el Tribunal Supremo la declara firme.

Según informaron fuentes de la Audiencia Nacional, mañana pasarán ante el tribunal que preside Angela Murillo para la formalización de este mismo trámite los otros 14 condenados por integrar diversas organizaciones del entorno de ETA que ya han sido detenidos y, por tanto, no será hasta entonces cuando la Sala decida sobre el ingreso en prisión de todos ellos (42).

Sólo para uno de ellos, Francisco Javier Otero -condenado a cuatro años de cárcel por insolvencia punible-, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza ha optado por no solicitar la prisión dada la levedad de la pena, aunque ha pedido que se le impongan comparecencias periódicas en el juzgado, así como que se le retire el pasaporte y se le prohíba abandonar España sin autorización.

Zaragoza pidió el ingreso en prisión de esos 27 procesados -entre los que destacan el ex dirigente de KAS Xabier Alegría y el abogado Txema Matanzas-, al considerar que las elevadas penas a las que han sido condenados la mayoría de ellos -entre 8 y 18 años de cárcel por pertenencia o colaboración con banda armada-, aumenta el riesgo de fuga y la posibilidad de reiteración delictiva.

Uno de los principales argumentos del fiscal ha sido que en un momento en el que ETA ha reanudado su actividad delictiva, estos acusados, ya condenados, podrían realizar labores de apoyo a la banda, tal y como han hecho ya algunos de ellos en otras ocasiones, lo que ha propiciado que sean imputados en otras causas como las de Batasuna o Udalbiltza-Kursaal, o que, incluso, pasen a la clandestinidad y engrosen las filas de la organización terrorista.

Por todo ello, el fiscal cree que los ya condenados deben ingresar en prisión en tanto se notifica la sentencia, el próximo 10 de diciembre, y el Tribunal Supremo la hace firme tras resolver los recursos que se interpongan, ya que la Ley permite prolongar la prisión provisional hasta la mitad de la pena impuesta por sentencia cuando ésta hubiere sido recurrida en casación.

El primero en comparecer para la celebración de la "vistilla" que se celebró a puerta cerrada ante el tribunal de la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que juzgó estos hechos ha sido Txema Matanzas (condenado a 14 años), por ser el primero que fue detenido, y después le han seguido otros ocho condenados por integrar, al igual que él, EKIN, considerado el aparato político de ETA.

Posteriormente ha pasado otro grupo formado, entre otros, por José Luis García Mijangos, José Antonio Díaz Urrutia, condenados ambos a 11 años, así como el ex responsable de finanzas de KAS Vicente Askasibar y Juan Pablo Diéguez Gómez, administrador de GADUSMAR S.L., empresa destinada a sostener económicamente a los miembros de ETA afincados en Cuba.

Después le tocó el turno a otro grupo encabezado por Alegría, condenado a 18 años.

Las defensas de todos ellos han solicitado por su parte que fueran puestos en libertad al entender que no hay motivos para cambiar la situación de sus defendidos antes de la notificación formal de las sentencia