Lunes, 3 de Diciembre de 2007

La UE intenta impedir la independencia unilateral de Kosovo para el 10 de diciembre

EFE ·03/12/2007 - 11:09h

EFE - En la imagen, los negociadores alemán Wolfgang Ischinger (c), el estadounidense Frank Weisner (iz) y el ruso Alexander Botsan-Kharchenko (d) en una rueda de prensa en Viena (Austria) el pasado 28 de noviembre tras la reunión de la "troika" sobre Kosovo en localidad austríaca de Baden. La "troika" presentará un informe el próximo diez de noviembre al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La Unión Europea (UE) se esfuerza por impedir que la provincia serbia de Kosovo, de mayoría albanesa, declare unilateralmente su independencia el 10 de diciembre, informaron hoy fuentes diplomáticas de Portugal, país que ejerce la Presidencia comunitaria.

Las fuentes consideran que sería una irresponsabilidad tomar esa decisión antes de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas discuta el informe de los mediadores internacionales que el 10 de diciembre presentarán al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

La declaración de independencia sólo se podría producir a mediados o finales de enero de 2008, después de que el asunto se analice en profundidad en los foros multilaterales, según las fuentes lusas.

La cumbre de jefes de Estado o de Gobierno de la UE, que se celebrará el 14 de diciembre en Bruselas, deberá definir la orientación comunitaria en esa materia, aunque la posición de los 27 dependerá de la discusión en el Consejo de Seguridad de la ONU del próximo día 19.

La UE cree que ha realizado un enorme esfuerzo para lograr la estabilización de la zona y no sólo en Kosovo, con un 90 por ciento de población de origen albanés.

Bruselas y Bosnia firmarán mañana un acuerdo de asociación y en la UE se considera a ese país "clave" para resolver la delicada situación que se vive en la región occidental de los Balcanes.

Los líderes kosovares afirman que la separación es la única solución al conflicto y están convencidos de que tendrán el apoyo de EEUU y otros países occidentales, aunque Serbia ha dejado claro que nunca reconocerá la independencia de su provincia, a la que ofrece una gran autonomía.