Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Prosigue la búsqueda de los tres etarras mientras Trapero continúa en coma

EFE ·03/12/2007 - 11:41h

EFE - El director general de la Policía y de la Guardia Civil, Joan Mesquida (i), acompañado del director del Hospital Côte Basque de Bayona (Francia), Angel Piquemalle, a su llegada hoy al centro hospitalario, donde ha visitado al guardia civil Fernando Trapero.

Las Fuerzas de Seguridad francesas y españolas prosiguen la búsqueda de los tres etarras que el pasado sábado asesinaron en la localidad gala de Capbreton al guardia civil Raúl Centeno e hirieron a su compañero Fernando Trapero, que continúa hospitalizado en estado "extremadamente grave".

Así lo ha asegurado hoy, después de visitarle durante una hora y cuarto en el hospital Côte Basque de Bayona, el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, que en declaraciones a los periodistas ha advertido de que los "malnacidos" que le dispararon "pagarán por lo que han hecho".

Fuentes judiciales francesas han informado hoy a Efe de que Trapero recibió un balazo en la cabeza que le mantiene en estado de coma profundo, y de que también resultó herido en una pierna por un disparo que había atravesado antes el cuerpo de Raúl Centeno.

Éste, según la autopsia que le ha sido practicada, recibió un impacto en la cabeza que le causó la muerte en el acto y fue alcanzado por una segunda bala que entró por el hombro y pasó por la nariz y por la parte superior del cráneo antes de salir por la frente y herir a Trapero.

Según fuentes del hospital en el que está ingresado, el agente continúa en coma profundo y sin signos de actividad cerebral.

El atentado tuvo lugar tras un encuentro fortuito entre los guardias civiles y los etarras en una cafetería de un centro comercial de Capbreton, en el departamento de Las Landas, a unos 25 kilómetros al norte de Bayona.

Las Fuerzas de Seguridad siguen buscando a los tres terroristas, dos hombres y una mujer, a los que se les perdió la pista el pasado sábado pocos kilómetros al sur de Burdeos, donde liberaron a una conductora que habían secuestrado en su fuga.

Precisamente, la Policía francesa investiga la posible relación con estos hechos del intento de robo de un coche a punta de pistola protagonizado hoy por un hombre y una mujer, presuntos miembros de ETA, a unos 140 kilómetros de Burdeos.

El suceso ha tenido lugar en la localidad de Gabillou sobre las 13:30 horas, cuando el supuesto etarra se ha subido a un coche cuyo dueño, aunque amenazado, se ha resistido y ha entrado también en el vehículo, que ha arrancado antes de sufrir un accidente, presumiblemente después de un forcejeo entre los dos hombres.

El presunto terrorista se ha subido entonces a otro vehículo conducido por una mujer que le estaba esperando, y los dos se han dado a la fuga.

El propietario del coche víctima del intento de robo va a ser interrogado por la policía para ver si la descripción que da se corresponde con la de los integrantes del comando de Capbreton, ya que según sus primeras declaraciones la edad de los asaltantes rondaría la de los miembros del comando.

Además, los expertos de la Policía Científica van a peinar el coche accidentado en busca de huellas dactilares y rastros genéticos que permitan identificar a los implicados.

Estos especialistas también trabajan en el vehículo abandonado en su huida por los autores del tiroteo de Capbreton, en el que se ha encontrado una cantidad no precisada de explosivo.

Mientras tanto, en España, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha abierto diligencias para investigar el atentado a petición de la Fiscalía, han informado fuentes jurídicas.