Lunes, 3 de Diciembre de 2007

528 millones para desarrollo

La vicepresidenta presenta en Nueva York la colaboración de España con la ONU.

ISABEL PIQUER ·03/12/2007 - 19:55h

EFE - La vicepresidenta del Gobierno en la sede de la ONU en Nueva York.

La Vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha presentado el un fondo conjunto creado por España y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para cumplir los objetivos que la organización se fijó al inicio del Milenio. Fernández de la Vega, que efectúa una visita de dos días a la ONU, también asistió a un acto de la Corte Penal Internacional y hoy se entrevistará con el Secretario General, Ban Ki-Moon.

"En 2012, seremos el primer país entre las diez primeras economías del mundo en cumplir el mandato de Naciones Unidas de destinar el 0,7% del PIB a la ayuda al desarrollo. Hemos pasado de dedicar el 0,2% del PIB en 2004 al 0,5% el próximo año (con una cifra total de 5.500 millones de euros)", subrayó Fernández de la Vega.

Potenciar la acción conjunta

España es el primer país del mundo en crear junto con el PNUD un fondo específico para la consecución de los objetivos del Milenio. "Una iniciativa novedosa y original con la que queremos apoyar el proceso de reforma de Naciones Unidas y muy especialmente potenciar la acción conjunta de sus distintas agencias en el terreno de la cooperación", subrayó la vicepresidenta.

El fondo está dotado con 528 millones de euros que se asignarán entre 2007 y 2010 a proyectos y programas que tengan por objetivo cumplir con las metas que se fijó la ONU al inicio del milenio: gobernanza democrática, equidad de género, necesidades sociales básicas, desarrollo de los sectores económicos y privados, medio ambiente y cambio climático, prevención de conflictos y construcción de la paz.

Por la mañana, la vicepresidenta asistió al debate general de la Asamblea de los Estados Parte de la Corte Penal Internacional (CPI), un tribunal que se creó en 1998, que ya ha sido ratificado por 105 países (excepto Estados Unidos, China y Rusia) y cuya tarea es perseguir los grandes crímenes internacionales, pese a las dificultades con las que se enfrenta para llevar a cabo su labor, especialmente en Sudán.

Instrumento de disuasión

"Somos conscientes de que la Corte no es una panacea. No acabará con las guerras ni mucho menos con las causas que las originan. Pero es un instrumento crucial para la disuasión de los crímenes más repugnantes que demasiadas veces en la historia de la humanidad se han beneficiado de la impunidad", dijo Fernández de la Vega en su intervención.