Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Detenido el dueño de una carnicería de Barcelona por estafa, falsedad documental y contra la salud pública

Había vendido 2.000 kilos de carne de cerdo haciéndola pasar por solomillo de ternera.

PÚBLICO.ES / EFE ·03/12/2007 - 18:26h

EFE - Los alimentos se almacenaban sin las condiciones higiénicas exigidas.

La Policía ha detenido al dueño de una carnicería de Barcelona por almacenar alimentos sin las condiciones higiénicas exigidas y por falsificar las etiquetas para vender a diez restaurantes y cuatro residencias geriátricas casi 2.000 kilos de carne de cerdo haciéndola pasar por solomillo de ternera.

Según ha informado hoy la Policía, el detenido es Leonel O.C., de 62 años y vecino de Premià de Dalt Barcelona, que está acusado de los delitos de estafa, falsedad documental y contra la salud pública.

La investigación policial se inició a raíz de la denuncia formulada por un restaurante perjudicado, que compró una partida de solomillo de ternera de 310 kilos y comprobó que se había falsifcado el etiquetado y el registro sanitario, de forma que lo que le entregaron realmente era carne de cerdo, bastante más barata que el solomillo de ternera.

A raíz de esta denuncia, agentes de la Policía Nacional y de la Agencia de Salud Pública se desplazaron el pasado 27 de noviembre a la carnicería, situada en el centro de Barcelona, y comprobaron que no disponía de autorización sanitaria.

Además los productos que se comercializaban no reunían las condiciones higiénicas exigidas, por lo que se precintaron tres cámaras frigoríficas y dos arcones congeladores con carne de pollo, ternera y jamones.

Dos toneladas distribuidas 

Al parecer, según la Policía, el detenido había distribuido casi 2.000 kilos de carne con el etiquetado falsificado y sin la autorización sanitaria pertinente a sus clientes, a los que cobró carne de cerdo a precio de solomillo de ternera.

La carnicería, que se encuentra en vías de ser clausurada por orden sanitaria, también vendía directamente al público dos días a la semana, según la Policía.