Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Uno de los etarras entró en el coche de los guardias civiles antes del tiroteo

La policía francesa sigue buscando a los presuntos asesinos. Investigan su relación con el intento del robo de un coche esta tarde en el suroeste del país.

AGENCIAS ·03/12/2007 - 17:11h

Uno de los miembros de ETA que asesinó a un guardia civil e hirió a otro el pasado sábado en Capbreton se metió en la parte trasera del vehículo ocupado por los agentes antes de disparar contra ellos, según ha relatado a la policía un testigo presencial, informa la agencia Vasco Press.

Mientras se conocen nuevos detalles del tiroteo que acabó con la vida de Raúl Centeno y dejó muy gravemente herido a Fernando Trapero, la policía francesa sigue buscando a los presuntos etarras por el sur del país. 

Robo frustrado de un vehículo 

Esta misma tarde, dos presuntos miembros de la banda terrorista, un hombre y una mujer, han intentado robar un coche a punta de pistola en la localidad de Gabillou, cerca de Périgueux, que dista unos 310 kilómetros de Capbreton y unos 137 de Burdeos, ciudad cerca de la cual se perdió la pista del comando de ETA el pasado sábado a primera hora de la tarde.

No obstante, el momento no hay elementos que permitan pensar que estos dos formaran parte del grupo de tres etarras, dos hombres y una mujer, que tirotearon el sábado a los dos guardias civiles en Capbreton (Landas), a unos 25 kilómetros de la localidad vascofrancesa de Bayona.

Hacia las 13.30 locales, el presunto etarra armado se ha subido a un coche. El dueño, aunque amenazado, se ha interpuesto y entrado también en el vehículo, que ha arrancado antes de sufrir un accidente, presumiblemente después de un forcejeo.

Entonces, el presunto etarra se ha subido a otro coche conducido por una mujer que le estaba esperando, y los dos se han dado a la fuga.

Investigación 

La Subdirección Antiterrorista  está a cargo de la investigación, junto con el servicio regional de la policía judicial de la zona.

Los expertos de la policía científica van a peinar el coche accidentado en busca de huellas dactilares y otros elementos genéticos, señalaron las fuentes.

Los investigadores sospechan que se trata de presuntos etarras, debido al modo operativo.

Hasta el momento no han sido identificados los tres miembros de ETA implicados en el atentado del sábado contra los dos guardias civiles y a los que las fuerzas del orden siguen buscando.

Los autores del asesinato sin precedente contra guardias civiles españoles en Francia abandonaron en su huida el coche robado en el que viajaban para robar otro por el camino, secuestrando a su conductora, a la que dejaron atada a un árbol para que no diera la alerta enseguida, a unos 15 kilómetros al sur de Burdeos. 

Noticias Relacionadas