Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Una ex concejal del PP de Fortuna (Murcia) juzgada por comprar votos implica al alcalde

EFE ·03/12/2007 - 18:16h

EFE - La ex concejal del PP del Ayuntamiento de Fortuna María Dolores Sánchez presta declaración ante el juez por presunto fraude electoral.

La Audiencia Provincial de Murcia acordó hoy la suspensión del juicio iniciado contra una ex concejal del PP del ayuntamiento de Fortuna después de que ésta implicara en la supuesta compra de votos al alcalde de la localidad, Matías Carrillo, a su esposa, a un hermano y a dos concejales.

Al terminar el interrogatorio de María Dolores Sánchez, el fiscal, que pide para ella doce fines de semana de arresto, multa e inhabilitación para el cargo de concejal, pidió a la Sala que suspendiera la vista oral para que por el Juzgado de Instrucción competente se investigue la presunta participación de otras personas.

En concreto, Sánchez, que ya no es concejal del ayuntamiento de Fortuna, negó que ella hubiese participado en la compra de votos a cambio de ofrecer puestos de trabajo en las elecciones municipales de 2003.

Por el contrario, afirmó que en esas maniobras intervinieron, además del alcalde, su esposa, un hermano y los concejales J.A.C. y J.A.L..

A la petición de la Fiscalía de suspensión de la vista oral se unieron la acusación particular, que es ejercida en nombre de Izquierda Unida, y la defensa de la acusada, y el tribunal así lo acordó.

La ex concejal, al responder a la pregunta del presidente, el magistrado Carlos Moreno, que le preguntó los motivos por los que no reveló estos datos cuando han pasado más de cuatro años de los hechos, comentó que "yo nunca me había visto en estas situaciones, y cuando declaré en el Juzgado no sabía ni lo que decía".

Durante el interrogatorio, María Dolores Sánchez se declaró en todo momento inocente, y repitió en varias ocasiones que "nunca participé en compra alguna de votos", e incluso añadió que cuando fue "presionada" para que interviniera, se negó.

"Llevo varios años de sufrimiento por los hechos que se me atribuyen, que constituyen una calumnia, porque yo no he intervenido en ellos; todo el mundo se ha ensañado conmigo, quizá porque han pesando que soy la más débil", afirmó.

En otro momento, la ex edil comentó que empezó a firmar contratos de trabajo "cuando el alcalde se vio venir este marrón y entonces delegó su firma en mí".

Asimismo, añadió que la primera autoridad local "no se ha preocupado de mí ni de mi situación durante todo este calvario que estoy sufriendo".