Lunes, 3 de Diciembre de 2007

La familia dona los órganos del joven herido por un policía en una discusión de tráfico en Fuenlabrada

EFE ·03/12/2007 - 17:35h

EFE - La familia del joven herido de bala por un policía hace dos días en Fuenlabrada, en el transcurso de una discusión de tráfico entre este último con los ocupantes de dos taxis, ha autorizado la donación de sus órganos.

La familia Alejando G.C de 21 años, herido de bala por un policía hace dos días en Fuenlabrada, ha autorizado la donación de los órganos del joven, cuya muerte cerebral ha sido confirmada hoy a Efe por el Hospital Getafe, donde esta ingresado.

Las mismas fuentes indicaron que se está a la espera de que llegue la autorización judicial para proceder a la extracción de lo órganos.

La Jefatura Superior de Policía de Madrid ha informado que el agente policial, Oscar G.M, de 28 años, pasará hoy a disposición judicial.

Oscar G.M., fue detenido el sábado en Fuenlabrada tras herir de bala a Alejandro G.C y a otros dos hombres, de carácter leve, en el transcurso de una discusión de tráfico con los ocupantes de dos taxis.

Según el relato de la Jefatura, los hechos tuvieron lugar minutos después de las cuatro de la madrugada cuando Oscar G.M conducía su propio vehículo por la carretera de Toledo, en dirección a Fuenlabrada, y se produjo una "serie de desavenencias" por "maniobras en el tráfico" con el conductor de un taxi (Raúl A.M) que iba ocupado además por dos jóvenes (Luis Miguel G.S. y Francisco B.D.).

El enfrentamiento tuvo lugar cuando ambos coches salieron de la carretera y estacionaron en el polígono Los Gallegos, concretamente en la calle Gorrión.

Hasta el lugar llegó un segundo taxi ocupado por un conductor (Daniel A. M.), hermano del primer taxista, y dos personas más (Esteban M.A. y Alejandro G.C.).

De acuerdo con el testimonio del agente, los seis jóvenes se abalanzaron sobre él con la intención de agredirle y, al sentirse amenazado y con el objeto de "reprimir" una agresión sacó su arma reglamentaria.

Temió entonces que le arrebataran el arma, debido a la diferencia numérica en el enfrentamiento, y optó por disparar al suelo para que no quedaran balas en el cargador, en el caso de que le quitaran el arma, ha explicado el agente.