Archivo de Público
Miércoles, 22 de Julio de 2009

El ejército mantiene su ofensiva en el norte paquistaní pese al regreso de los desplazados

EFE ·22/07/2009 - 15:01h

EFE - Los partidarios de la coalición gobernante, el Muqtadda Qaumi (MQM), sostienen pancartas donde se puede leer 'A pesar de pagar las facturas, no hay electricidad', durante una protesta contra los cortes del suministro eléctrico en Karachi, Pakistán, hoy, miércoles 22 de julio.

El Ejército paquistaní aseguró hoy que ha matado a 27 insurgentes durante las últimas 24 horas en el norte de Pakistán, donde las hostilidades no cesan pese a que los desplazados por el conflicto ya han iniciado el proceso de retorno a sus hogares.

En el parte diario sobre la operación en la gran división de Malakand, el mando militar explicó que ocho insurgentes perdieron la vida en combates con las fuerzas de seguridad en el valle de Swat, principal escenario de la ofensiva.

El Ejército lanzó ataques contra los integristas en tres zonas del valle y arrestó a diez sospechosos, además de destruir un refugio talibán e incautarse de un vehículo insurgente.

Las tropas mataron a otros 16 "terroristas" en el vecino distrito de Dir y destruyeron tres campos de entrenamiento de los talibanes, según el comunicado.

Incluso en el valle de Buner, a tan sólo 100 kilómetros de Islamabad y que las autoridades habían declarado pacificado, dos soldados resultaron heridos y tres insurgentes perdieron la vida en un tiroteo con las fuerzas de seguridad.

El Ejército cifró el pasado lunes en 45.000 las familias que han vuelto a sus hogares después de que las autoridades dieran la luz verde para su vuelta y aseguraran que la ofensiva, iniciada a finales de abril, estaba en su "fase final".

Las ofensivas militares acometidas desde 2008 han causado el éxodo de 1,9 millones de civiles, según datos provisionales del Gobierno.

Desde hace semanas las fuerzas de seguridad bombardean además varias áreas de la demarcación tribal de Waziristán del Sur, feudo del líder de los talibanes paquistaníes, Baitulá Mehsud, aunque el Ejército insiste en que esta ofensiva aún está en fase preparatoria.

Hoy el primer ministro de Pakistán, Yusuf Razá Guilani, aprovechó la visita del enviado especial de EEUU a la región, Richard Holbrooke, para pedir más ayuda para los desplazados por la guerra.