Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Decenas de personas piden la dimisión de Zapatero en la concentración de Cibeles

EFE ·03/12/2007 - 13:53h

EFE - En la imagen, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y el concejal socialista Pedro Zerolo (en el centro), entre otros, durante la concentración organizada hoy en protesta por el último atentado de ETA.

Decenas de personas, algunas de ellas con banderas de España, pidieron la dimisión de José Luis Rodríguez Zapatero, y de su ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, e insultaron a los concejales socialistas y al diputado Álvaro Cuesta durante una concentración en condena por el último atentado de ETA.

A la concentración, que ha tenido lugar en la plaza de Cibeles, han asistido dirigentes nacionales del PP, entre ellos, su secretario general, Ángel Acebes, y los secretarios ejecutivos Gabriel Elorriaga, Miguel Arias Cañete, Ana Pastor, Ignacio Astaloa y Soraya Sáenz de Santamaría, que fueron aplaudidos por los asistentes, al igual que los representantes municipales del PP, con el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón a la cabeza.

Por el contrario, el dirigente socialista Álvaro Cuesta y el concejal Pedro Zerolo, que estaban situados junto al portavoz municipal, David Lucas, y otros ediles del Grupo, fueron abucheados e insultados antes y después de los cinco minutos de silencio.

Los cerca de doscientos asistentes a la concentración, entre los que estaban también el vicealcalde, Manuel Cobo, y el portavoz del Grupo de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez, entre otros miembros de la corporación, han guardado cinco minutos de silencio, rotos en ocasiones por gritos de "sinvergüenzas", "traidores" y "asesinos", proferidos contra los representantes socialistas, y "vivas" a España y a la Guardia Civil por parte de algunos ciudadanos.

A la concentración se han sumado asimismo varias decenas de funcionarios del Ayuntamiento y también algunos de Correos, que mantiene parte de sus oficinas en este emblemático edificio de la ciudad, sede desde hace un mes de la Alcaldía de la capital.

Esta concentración, como las que han tenido lugar en otros ayuntamientos de la Comunidad de Madrid y de todo el país, responde al llamamiento efectuado por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) tras el atentado del pasado sábado en el sur de Francia, que costó la vida al guardia civil Raúl Centeno y heridas muy graves a su compañero Fernando Trapero.

Aunque no ha hecho declaraciones tras la concentración, en un acto posterior el alcalde ha defendido "la unidad y la firmeza frente a la sinrazón y la barbarie del terrorismo".

En un comunicado previo a la concentración, el Grupo Municipal de IU ha recordado al alcalde que, si bien secundaría la convocatoria, "los actos institucionales de esta naturaleza se convocan en las sedes de los Ayuntamientos", que en el caso de Madrid no es el palacio de Cibeles, sino la Casa de la Villa, en la plaza del mismo nombre, "donde está también situado el Pleno como órgano de soberanía de la ciudad".