Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Gordon Brown expresa su satisfacción por la liberación de la maestra en Sudán

EFE ·03/12/2007 - 10:47h

EFE - El primer ministro británico Gordon Brown sale del número diez de Downing Street.

El primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, expresó hoy su satisfacción y "alivio" por la liberación de la maestra británica Gillian Gibbons en Sudán y dijo que prevaleció el "sentido común".

Gibbons, que fue detenida en Sudán por permitir que sus alumnos le pusieran el nombre del profeta Mahoma a un oso de peluche, ha obtenido el perdón presidencial y será liberada hoy.

"Será liberada y estará bajo el cuidado de nuestra embajada en Jartum después de lo que debe haber sido una terrible odisea", agregó.

Brown dijo que se sintió satisfecho al ver que "los grupos musulmanes de todo el Reino Unido expresaron su fuerte apoyo a este caso", indicó el jefe del Gobierno en un comunicado.

"Aplaudo los particulares esfuerzos de Lord Ahmed y la baronesa Warsi en conseguir su liberación. También estoy agradecido a todos los funcionarios por el trabajo realizado", puntualizó.

La noticia se conoció después de que dos parlamentarios británicos musulmanes se reuniesen con el presidente sudanés, Omar al-Bashir, en su palacio para solicitarle la liberación de Gibbons.

El laborista Nazir Ahmed, el primer musulmán que accedió a la Cámara de los Lores, y la baronesa Sayeeda Hussain Warsi, del Partido Conservador, viajaron a Jartum para reunirse con Al-Bashir y visitar a la maestra, de 54 años.

El portavoz del Consejo Musulmán del Reino Unido, Inayat Bunglawala, dijo hoy que la docente nunca debió ser detenida.

"Será maravilloso tenerla otra vez en el Reino Unido. Estoy seguro de que será bienvenida tanto por los musulmanes como por los no musulmanes después de los terribles momentos pasados en manos de las autoridades sudanesas", subrayó Bunglawala.

Gibbons, oriunda de Liverpool (noroeste de Inglaterra), fue detenida hace ocho días por autorizar que sus alumnos -de seis y siete años- pusieran el nombre de Mahoma a un peluche.

Pocos días después, un tribunal sudanés condenó a la maestra a quince días de prisión.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, convocó en dos ocasiones al embajador sudanés en Londres, Omer Mohamed Ahmed Siddig, para protestar por el incidente y exigir la liberación de Gibbons.

Miliband insistió en que la maestra cometió un "error inocente" y manifestó su esperanza de que el "sentido común" pudiera prevalecer.

El director de la escuela, Robert Boulos, indicó que la maestra no quería insultar al Islam y seguía el programa educativo británico destinado a enseñar a los más pequeños el mundo animal y el tema de este año era el oso, según los medios británicos.