Lunes, 3 de Diciembre de 2007

La maestra expresa su pesar por el dolor causado y destaca su respeto por el Islam

EFE ·03/12/2007 - 10:47h

EFE - El primer ministro británico Gordon Brown sale del número diez de Downing Street.

La maestra Gillian Gibbons, que será liberada hoy en Sudán tras ser detenida por permitir que sus alumnos le pusieran Mahoma a un oso de peluche, expresó hoy su pesar por el dolor causado y aseguró que tiene un gran respeto por el Islam.

En una nota divulgada hoy a través de la baronesa Sayeeda Hussain Warsi, miembro de la Cámara de los Lores, la docente británica destacó la generosidad que recibió de la población sudanesa durante los cuatro meses que trabajó en la escuela Unity High School.

"No he encontrado más que amabilidad y generosidad de la población sudanesa -dijo-. Tengo un gran respeto por el Islam y no ofendería a nadie a propósito y lamento si he causado dolor".

También resaltó que sus alumnos eran maravillosos y hacían muy buenos progresos en sus estudios.

"Les echaré tremendamente de menos y estoy muy triste de pensar en el dolor causado por este caso", dijo Gibbons, quien agradeció a todas las personas que trabajaron en favor de su liberación.

"Lamento que no podré regresar a Sudán para trabajar en la escuela Unity High como maestra", dijo.

Gibbons, oriunda de Liverpool (noroeste de Inglaterra), ha obtenido el perdón presidencial y será liberada hoy mismo.

La maestra había sido detenida hace ocho días por autorizar que sus alumnos -de seis y siete años- pusieran el nombre del profeta Mahoma a un oso de peluche, pero pocos días después un tribunal sudanés la condenó a quince días de prisión.

El director de la escuela, Robert Boulos, indicó que la maestra no quería insultar al Islam y seguía el programa educativo británico destinado a enseñar a los más pequeños el mundo animal y el tema de este año era el oso, según los medios británicos.