Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Observadores internacionales aseguran que las elecciones rusas no fueron limpias

EFE ·03/12/2007 - 01:58h

EFE - El presidente de la Cámara Baja del parlamento ruso y líder del partido Rusia Unida, Boris Gryzlov, sonríe cuando habla en conferencia de prensa, en Moscú, Rusia, hoy.

Los observadores internacionales de las asambleas parlamentarias del Consejo de Europa (PACE) y de la OSCE aseguraron hoy que los comicios legislativos rusos del domingo no fueron limpios.

"Las elecciones del domingo no fueron limpias y no respondieron a muchos de los criterios de la OSCE y la PACE", señala el comunicado conjunto de la OSCE y la PACE.

El jefe de la misión de observadores de la PACE, Luc van der Brande, dijo que "si Rusia es una democracia dirigida, estas elecciones también fueron dirigidas".

"Quiero decir que lamentablemente no hubo correspondencia con los principios que para estas elecciones existen en la comunidad europea democrática", señaló.

El observador agregó que "sin embargo, en Rusia existe una democracia formal" y que la comunidad europea confía en que "continuará desarrollándose y se convertirá en una verdadera democracia".

En su opinión, en las elecciones a la Duma "se observó una presión sobre los electores para que votaran por el partido gobernante", Rusia Unida, cuyo cabeza de lista es el presidente ruso, Vladímir Putin.

El presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, Goran Lennmarker, aseguró que las elecciones no se correspondieron con los estándares de esa organización.

"Antes que nada, quiero decir que éstas elecciones no pudieron corresponderse con muchos de los criterios que tenemos en Europa", dijo.

Lennmarker destacó que en Rusia no existe "una separación real de poderes" del Estado.

"Quisiera destacar que hay una fusión del Estado con las fuerzas políticas, lo que es una violación de las normas internacionales y es inadmisible", añadió.

Además, dijo que "los medios informativos no fueron imparciales y dieron preferencia al partido gobernante, Rusia Unida" y "se crearon condiciones desiguales para los partidos políticos pequeños".

Los observadores de la pos-soviética Comunidad de Estados Independientes (CEI) y de la Organización de Cooperación de Shangai (OCS), a diferencia de sus colegas occidentales, declararon que las elecciones fueron "legítimas".

El partido oficialista Rusia Unida ganó los comicios del domingo al obtener el 64,1 por ciento de los votos, según los datos preliminares de la Comisión Electoral Central (CEC) tras el escrutinio del 97,8 por ciento de los sufragios.