Archivo de Público
Viernes, 17 de Julio de 2009

Condenados con penas de hasta cinco años los autores del crimen de Ripollet

EFE ·17/07/2009 - 20:40h

EFE - Cientos de personas el pasado mes de noviembre camino del descampado donde fue encontrado el cadáver de M. Dolores, de 14 años, presuntamente asesinada por dos menores, que han sido condenados a penas de hasta cinco años. EFE/Archivo

Los dos menores acusados de haber asesinado el pasado mes de noviembre a una compañera de clase en Ripollet (Barcelona) han sido condenados a penas de hasta cinco años de internamiento y una multa conjunta de 525.000 euros por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento.

Sergio, de 15 años y de quien la víctima estaba al parecer enamorada, ha sido declarado autor material del crimen y condenado a cinco años de internamiento y tres años de libertad vigilada, la máxima pena para su edad y que había sido solicitada por la fiscalía.

El otro menor, Luis, de 14 años, ha sido declarado cooperador necesario y ha sido condenado a cuatro años y nueve meses de internamiento y tres años de libertad vigilada.

Asimismo, la indemnización para la familia de la víctima, María Dolores, conocida como Maores, se ha elevado a 525.000 euros, pago que asumirán las familias de los condenados como responsables civiles de los dos menores.

El crimen de Maores, que conmocionó a la población de Ripollet por su brutalidad y la corta edad de los presuntos autores, ocurrió la noche del pasado 1 de noviembre en un descampado del barrio Can Mas de la población cercano a la casa de la víctima, donde los dos menores condenados habían pasado a recogerla.

La víctima, de 14 años, murió desangrada a consecuencia de una cuchillada en el cuello, aunque el cuerpo presentaba otras heridas de arma blanca y diversos golpes.

El juicio se celebró en el Juzgado de Menores número 3 de Barcelona, en la recién estrenada Ciudad de la Justicia, a puerta cerrada para proteger la intimidad del entorno de la víctima y de los numerosos testigos menores de edad que acudieron a declarar, muchos de ellos compañeros de escuela de los condenados.