Lunes, 3 de Diciembre de 2007

EEUU presiona a Pyongyang para que declare por completo su programa nuclear

EFE ·03/12/2007 - 12:11h

EFE - El máximo negociador estadounidense en el diálogo nuclear con Corea del Norte, Christopher Hill (izq), conversa con el ministro surcoreano de Unificación, Lee Jae-joung, sobre la proliferación nuclear en Corea del Norte el pasado 30 de noviembre en la oficina de Lee en Seúl (Corea del Sur).

El máximo negociador estadounidense en el diálogo nuclear con Corea del Norte, Christopher Hill, llegó hoy a Pyongyang para presionar al país comunista para que declare todo su programa atómico, incluido el de uranio, informó la agencia Yonhap.

El segundo viaje oficial de Hill a Corea del Norte, donde permanecerá hasta el miércoles, servirá también para comprobar la evolución del proceso para la inhabilitación de las instalaciones nucleares norcoreanas que comenzó a principios de noviembre.

A su llegada al aeropuerto de Sunan, Hill indicó que se reunirá con el viceministro de Exteriores norcoreano, Kim Kye-gwan, para abordar las "obligaciones" asumidas por EEUU y Corea del Norte en el marco de la desnuclearización de la península.

"Estamos llegando al final de la segunda fase y queremos asegurarnos de que termina bien", señaló Hill.

En el acuerdo alcanzado este año en el marco de la reunión a seis bandas entre EEUU, Japón, China, Rusia y las dos Coreas, Pyongyang se comprometió a inhabilitar sus principales instalaciones atómicas y presentar la lista completa de su programa nuclear antes del 31 de diciembre.

Hill tiene previsto acercarse hasta la planta de Yonbyong, donde inspectores internacionales trabajan en la inutilización de los reactores.

El enviado estadounidense tratará de acelerar la entrega por parte de las autoridades norcoreanas de la lista completa de actividades nucleares puestas en marcha por el gobierno de Kim Jong-il.

El objetivo es poder trabajar sobre ella en la próxima reunión de los seis países prevista para finales de semana.

Expertos surcoreanos estimaron que si Pyongyang se mantiene renuente a entregar la lista de actividades nucleares, la próxima reunión a seis bandas para fijar la próxima fase de desnuclearización no se podrá celebrar esta semana en Pekín, tal y como pretende la anfitriona china.

La declaración del programa atómico de Pyongyang es el principal asunto pendiente para que avance el proceso de desnuclearización hacia una tercera fase, y abriría la puerta hacia la normalización de las relaciones entre Corea del Norte y EEUU.

Pyongyang accedió a poner fin a su programa nuclear a cambio de ayuda económica, que incluye la entrega de 1 millón de toneladas de combustible, y algunas concesiones políticas como el establecimiento de lazos diplomáticos con EEUU y Japón.

Hill se mostró hoy esperanzado de que la negociaciones conduzcan al término del programa nuclear para que se sienten las bases de la normalización entre ambos países.

Antes, Corea del Norte tendrá que desvelar todos sus planes nucleares.

EEUU sostiene que el régimen comunista tiene que declarar la cantidad exacta del plutonio extraído de su central nuclear de Yongbyon, así como el desarrollo de un programa del uranio enriquecido.

El pasado sábado Hill manifestó en la Universidad de Mujeres Ewha de Seúl que Washington tiene "evidencias creíbles" de que Corea del Norte adquirió equipo y materiales que podrían ser utilizados para enriquecer uranio.

Asimismo, Hill parece estar empeñado en pedir explicaciones a las autoridades norcoreanas sobre una supuesta ayuda nuclear a Siria.

Estos dos puntos son la clave en el proceso para sacar al país comunista de la lista estadounidense de estados que promueven el terrorismo internacional.

La agencia surcoreana Yonhap no descarta que Hill celebre un encuentro con autoridades militares norcoreanas, reacias al abandono nuclear, y que sea recibido por el líder comunista Kim Jong-il.