Archivo de Público
Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Lanús conquista su primer torneo Apertura argentino

El empate contra Boca Juniors en "La Bombonera" fue suficiente para quedar por delante de Tigre.

Reuters ·03/12/2007 - 09:44h

EFE - Los jugadores de Lanús celebran la obtención de la copa del Torneo Apertura del fútbol de Argentina.

Lanús se ha consagrado por primera vez en su historia como campeón del fútbol argentino, al empatar 1-1 con Boca Juniors y sumar 38 puntos, colocándose en el primer puesto del torneo Apertura. El gol de Lanús fue obra del delantero José Sand en el minuto 37, y el de Boca del delantero Martín Palermo, en el 67.

A última hora, Independiente y Vélez Sarsfield igualaron 1-1. Vélez comenzó ganando con un gol firmado en el minuto 66 por el delantero Gustavo Balvorín, pero el delantero José Moreno empató para Independiente a diez minutos del final.

Lanús llegó al partido en la "Bombonera" con una ventaja de tres puntos sobre Tigre, por lo que una derrota suya y una victoria del segundo de la tabla les hubiera dejado empatados en el primer puesto, obligando a un partido de desempate para decidir al campeón. Sin embargo, no hizo falta ningún partido extra porque Tigre cayó en su visita a Argentinos Juniors y le dejó la mesa servida a Lanús.

El equipo del técnico Ramón Cabrero, que desde que llegó a Argentina desde España a los 7 años ha vivido siempre en el barrio de Lanús, cuidó celosamente su línea defensiva y trató de hacer daño cuando pudo en el ataque a su poderoso rival. En el minuto 37, un centro desde la derecha terminó en el gol de cabeza del delantero Sand, que fue abucheado por los hinchas locales por su pasado en el eterno rival River Plate.

En el tiempo de descuento, Boca, tocado en su orgullo, se acercó a la portería y en una jugada bien resuelta por el delantero Mauro Boselli, que había reemplazado a Carlos Bueno, terminó con el zurdazo de Palermo en la red. A pesar del empate, Lanús trató de mantener el marcador que le colocaba como campeón, porque el rumbo del partido del Tigre en el campo de Argentinos Juniors le favorecía.

El sorprendente Tigre, que llegó a primera división esta temporada después de 28 años en las sombras de la segunda categoría, perdió por 1-0 y terminó el partido con dos jugadores expulsados. El tanto fue un penalti marcado en el minuto 56 por el defensa Pablo Barzola. Después del partido, los jugadores de Lanús festejaron en el vestuario la conquista de su primer título profesional y se lo dedicaron a Banfield, su eterno rival del barrio.