Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Arrasa el partido de Putin en medio de denuncias de un "torrente de infracciones"

EFE ·02/12/2007 - 10:40h

EFE - Funcionarios electorales abren las cajas con las papeletas en un centro de votaciones de San Petesburgo, Rusia, hoy.

Rusia Unida (RU), el partido cuya lista encabeza el presidente ruso, Vladímir Putin, arrasa en las elecciones legislativas rusas de hoy al conseguir más del 60 por ciento, mientras los comunistas, los segundos más votados, denuncian un "torrente de infracciones" y convocan "acciones de protesta".

Varias encuestas a pie de urna y los primeros resultados parciales dieron a Rusia Unida entre el 61 y 63 por ciento de votos, que supone el control absoluto del futuro Parlamento.

Otras tres fuerzas, el Partido Comunista (PCR), los nacionalistas del Partido Liberal Democrático (PLD) y la izquierda oficialista agrupada en Rusia Justa (RJ) superan el siete por ciento que da acceso al reparto de los 450 escaños de la Duma de Estado, la cámara de diputados rusa.

Tanto a pie de urna como los parciales otorgan entre el 11 y el 12 por ciento a los comunistas, del 10 al 11 por ciento a los nacionalistas y poco más del siete por ciento a la izquierda oficialista.

Si bien las dos últimas formaciones se apresuraron a reconocer la arrolladora victoria de Rusia Unida, los comunistas ni siquiera esperaron los resultados oficiales para denunciar que los recurrirán en la Corte Suprema por el "torrente de infracciones" que, según ellos, "superó todos los límites admisibles".

"Los abogados ya están preparando las demandas, sin esperar siquiera los resultados definitivos", dijo Vadim Soloviov, jefe del departamento jurídico del Partido Comunista, citado por la página digital Gazeta.ru.

El líder comunista, Guennadi Ziugánov, fue aún más rotundo, al denunciar que a su partido le han robado "un 11 por ciento de votos a favor del PLD y Rusia Justa".

Según él, "ya está claro que en Siberia y otras regiones (orientales, donde el escrutinio comenzó antes) los resultados son manipulados según el esquema de reparto acordado de antemano".

En el Kremlin, afirmó, "se ha decidido meter en la Duma al PLD y a RJ para que la mayoría oficialista supere los 300 escaños".

"Me dirijo a las autoridades: deténganse, estáis violando al país", dijo Ziugánov en el cuartel general del PCR.

Paso seguido, anunció que su partido efectuará su propio recuento de votos y "en todas partes y durante varios días" convocará acciones de protesta contra la falsificación del escrutinio.

También la oposición liberal, que ni se aproxima al 7 por ciento requerido, anunció su decisión de recurrir los resultados ante la Justicia, anunció el líder de la Unión de Fuerzas de Derechas, Nikita Belij.

Mientras, el líder de Rusia Unida, Borís Grizlov, admitió la existencia de "algunas infracciones" durante los comicios, pero rechazó que puedan poner en duda su "carácter democrático".

"El hecho de que se detecten infracciones demuestra que las elecciones han sido abiertas y transparentes. Si nuestro régimen fuese distinto, nadie se enteraría de que hubo infracciones", aseveró.

Tras constatar que el resultado de Rusia Unida es "sustancialmente superior al 50 por ciento" y que en su campaña apostó por convertir los comicios en un referéndum de confianza al actual presidente, Grizlov equiparó el resultado a la victoria de Putin "en la primera ronda", en alusión a unas elecciones presidenciales.

"Creo que precisamente así debemos valorar los resultados", afirmó, y paso seguido se negó a decir a quién promoverá su formación como candidato en las elecciones del próximo 2 de marzo, cuando Putin, de acuerdo a la Constitución, debe abandonar la Presidencia tras agotar su segundo y último mandato consecutivo.

El propio presidente ruso en reiteradas ocasiones manifestó su firme decisión de respetar la Constitución, pero, al encabezar la lista y pedir el voto a favor de Rusia Unida, Putin insistió en que su victoria le dará "autoridad moral" para "garantizar la continuidad" de su política después del 2 de marzo.