Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Todo el mundo posee algo, pero sin papeles no vale nada

Hernando de Soto, economista peruano, cree haber encontrado la clave de las diferencias entre el mundo rico y el mundo pobre

RAÚL BOCANEGRA ·02/12/2007 - 20:59h

¿Por qué triunfa el capitalismo en occidente y en zonas de extremo oriente, y no en otros lugares del mundo?
El capital es algo que se captura esencialmente por escrito. Si le pregunta a alguien si me enseña su capital, le
enseña un papel. Lo que tiene valor es una acción, un bono, un documento sobre una idea. Es un registro.
El mundo del capital viaja en representaciones por escrito. En una compraventa lo que se intercambia es un documento de propiedad. Yo le puedo dar la llave de mi coche, perole servirá para dar dos vueltas a la manzana. Sin embargo el documento hace que sea suyo.


Ya, pero la globalización de los métodos occidentales no ha traído la prosperidad a mucha gente.
Hay que preguntarse por qué 4.000 millones no tienen los documentos. Hay dos opciones: o bien rechazan el intercambio o bien no se les ha ofrecido. En mi libro, Los Misterios del Capital, concluyo que les faltan los instrumentos. Como consecuencia, están excluidos y van a rechazar el capitalismo, lo que lleva a las contradicciones básicas puestas de relieve por Marx, y que lleva a las guerras entre pobres y ricos.


Entonces, la ley y el derecho ¿son la clave?
Vivimos en un mundo con símbolos. También los tienen las economías tribales aisladas. Las monedas no son privilegios de aquellos económicamente desarrollados. Hay gente que intercambia sal. No es que los otros no tengan mercado, sino que estáen círculos muy restrictos. La idea es que el derecho estandariza esos
valores. Hay que enfocar el problema desde ese ángulo. ¿Cómo logro yo que acepten los símbolos para que entren en el mercado? Si lo hacen,
varios problemas se resuelven de inmediato. Otros evidentemente, no: la salud, la discriminación de las mujeres, las guerras.


¿Son los microcréditos una buena fórmula?
Son interesantes porque consideran al pobre como a un empresario. Pero tienen un problema: ¿por qué micro? Si Steve Jobs, presidente de Apple
está en un garaje, sale del garaje porque obtiene un macrocrédito. El que está en un garaje en AméricaLatina, se queda en el garaje con el microcrédito.


¿Cómo se puede lograr que accedan entonces al derecho?
Prácticamente todo el mundo tiene algo. Sin embargo, por el hecho de que sólo se le puedan probar a algunos vecinos, el valor decae. Telefónica quiso comprar la compañía telefónica de Perú, que teníaun valor allí de 53 millones de dólares. Pero Telefónica exigió un papel valor que representara de forma reconocible en el mundo la compañía. Tomó tres años hacerlo. Al final, valía 37 veces más: 2.000 millones de dólares.


De nuevo la idea del papel.
Sí. Desde el momento en que varias cosas están en representación se pueden hacer más cosas, dar crédito, mover ideas... Es decir, todas las cosas tienen un potencial mayor del que parece. Eso es verdad desde Aristóteles. Imagine una laguna en los Pirineos o, si quiere, en los Andes. Está el agua quebebemos, pero alguien llega y piensa, podemos sacarle partido con el turismo. Otro piensa en aprovechar la pesca. Pero además, se le colocan unas turbinas y ungenerador y se ilumina una ciudad. Los seres humanos hemos aprendido a sacarle partido. Pero eso requiere pasar por una etapa de dibujo y crecimiento. Pues lo mismo pasa con el papel de propiedad. La Blackberry tiene más funciones con el mismo material que un teléfono móvil. La ley permite sacarle más valor a cada cosa.

¿Cuánto tiempo se necesita para avanzar en este terreno?
Los españoles han pasado ya por eso. Han ido graduándose poco a poco para acomodarse a las reglas de Europa. El primer esfuerzo les tomó 15 años. Si uno observa, todas las personas siguen reglas, no existen cosas sin reglas. Si quedamos usted, yo y la fotógrafa en el mundo tras una catástrofe, nos daríamos reglas. Todos conocemos a Astérix y Obélix. Era fácil cuando éramos 260. ¿Pero cómo se pasa a Francia? Pues haciendo cada vez más universales las normas. Astérix y Obélix están ahora en otras partes del mundo. Ése es el trabajo que hay que hacer con los pobres.


Hay quien rechaza incorporarse. Chávez, Ortega...
Son movimientos que surgen porque no han sido incorporados. La derecha en Latinoamérica siempre ha creído que fotocopiar una ley de España o Estados Unidos, bastaba. No les han ofrecido una salida y se han visto rezagados. Estamos en una etapa avanzada, degenerativa. Obviamente, no funciona. Entonces dicen: somos distintos, somos tercer mundo, tenemos más que ver con Irán. Pero no se han rebelado contra el sistema. Pregunte a quienes apoyan a Chávez si quieren volar a EEUU, el 70% tomaría el avión.