Lunes, 3 de Diciembre de 2007

Células madre obtenidas de testículos

Un equipo de EEUU presentó ayer una tercera vía para obtener células madre a partir de genitales masculinos. Sus propiedades son análogas a las embrionarias

JAVIER YANES ·03/12/2007 - 08:02h

Simulación de espermatozoides

El debate entre investigación con células embrionarias o con células de la piel para conseguir células troncales se complica, o se facilita, según se quiera ver. La tercera vía para la obtención de células madre se ha abierto camino a través de la polémica sobre la utilización de embriones humanos, en este terreno de investigación.

Los científicos Martin Dym y Nady Golestaneh, de la Universidad de Georgetown en Washington (EEUU), presentaron ayer, en la 47ª reunión anual de la Sociedad Americana de Biología Celular, que se celebra estos días en la capital estadounidense, los resultados que demuestran la transformación de precursores de espermatozoides extraídos de testículos humanos en células madre pluripotentes, de propiedades análogas a las células madre embrionarias.

De confirmarse la posible aplicación clínica de estas células para obtener tejidos humanos a voluntad, con vistas a su uso en medicina regenerativa, se evitaría la polémica utilización de embriones humanos, así como los riesgos asociados a la segunda vía abierta hasta la fecha, conocida hace sólo dos semanas, la que emplea células de la piel. En este último caso, el inconveniente para su uso terapéutico es que requiere el uso de vectores virales inaplicables en terapia.

El pasado año, investigadores de la Universidad alemana de Göttingen lograron la reprogramación de precursoresextraídos de testículos de ratón adulto. Esta técnica abría la puerta a la posibilidad de disponer de una fuente de células madre alternativa a la línea embrionaria.

Hace dos meses, científicos del Weill Cornell Medical College (EEUU) lograron, por su parte, rastrear específicamente la población celular de interés entre todas las células presentes en el órgano sexual del ratón.Y ahora, con la colaboración del consorcio regional de trasplantes de Washington, el trabajo dirigido por Dym ha consistido en extraer células germinales de testículos humanos -recolectados de donantes fallecidos- y sembrarlas, tras un paso de digestión enzimática, en placas de cultivo celular.

Células pluripotentes

Entre estas células se encuentran las llamadas células madre de espermatogonias (SSC, por sus siglas en inglés), presentes en los testículos desde el nacimiento hasta la muerte. Estas células pueden dividirse para generar otras SSC, o bien diferenciarse para formar espermatozoides. Según los investigadores, estas células inmortales se consideraban hasta ahora unipotentes, es decir, con capacidad progenitora dirigida estrictamente a la producción de esperma.

Dym y sus colaboradores han aplicado las técnicas empleadas en ratones a testículos humanos. Una vez cultivadas en un medio especial para células madre, las SSC formaron colonias similares a las embrionarias, tanto por su patrón de crecimiento, como por la expresión de genes tales como Oct3/4 y Nanog, típicos de las células embrionarias.

A continuación los científicos sometieron estas células a una técnica de cultivo llamada de gota colgante, que impide la adhesión de las células a la placa y les permite en cambio agregarse entre sí para formar cuerpos embrionarios, estructuras que imitan la diferenciación hacia diversos tipos de tejidos adultos.

Consultado hace unos días por Público, Dym prefirió no revelar más detalles sobre los experimentos de diferenciación realizados, ya que, según precisó, su trabajo se encuentra sometido a revisión para su publicación en una de las dos principales revistas científicas internacionales, Nature o Science.

Directamente del testículo

Las SSC no pueden obtenerse del esperma, sino que han de extraerse directamente del testículo. Aunque los experimentos efectuados por Dym y su equipo han hecho uso de testículos enteros de cadáveres, la línea a seguir en el futuro será el empleo de muestras procedentes de biopsias.

El trasplante autólogo de tejidos regenerados por este sistema sólo sería posible en hombres, pero el análisis de muestras de parientes cercanos facilitaría la búsqueda de donantes compatibles para las mujeres.

 

Logran células troncales sin usar un oncogén 

 

Los investigadores japoneses que hace dos semanas desarrollaron, a partir de fibroblastos de piel humana, un prototipo de célula parecida a las células madre, han demostrado ahora que son capaces de reprogramar células sin utilizar un oncogén para realizar la tarea. El equipo, dirigido por Shinya Yamanaka, empleó en su grupo de cuatro genes reprogramadores para crear células madre el oncogén c-Myc, susceptible de desarrollar un tumor en el momento de su implantación.

Ahora, según acaba de publicar la revista Nature, los investigadores de la Universidad de Tokio han logrado eliminar este oncogén, un paso considerado fundamental para la aplicación de estas células en pacientes. Los científicos japoneses han comprobado en ratones que la ausencia del oncogén reduce la incidencia de tumores en una técnica capaz de crear células madre pluripotenciales que pueden convertirse en neuronas o tejido cardíaco.