Archivo de Público
Sábado, 11 de Julio de 2009

El Gobierno chino dice que son 184 los muertos en los disturbios de Urumqi

EFE ·11/07/2009 - 07:13h

EFE - Fotografía disponible hoy, que muestra a varios soldados mientras patrullaban frente a una mezquita que permanecía cerrada ayer antes de las oraciones del Viernes en Kashgar, provincia de Xinjiang (China). Las mezquitas en Xinjiang fueron cerradas tras los disturbios en Urumqi, capital de Xinjiang, que empezaron el pasado 5 de julio, y que han dejado hasta el momento 184 muertos, según datos oficiales.

El Gobierno de la región de Xinjiang dijo que son 184 los muertos en los disturbios étnicos de los últimos días en su capital, Urumqi, los peores que sufre China en las ultimas décadas.

Además, por primera vez las autoridades detallaron la etnia de los fallecidos, señalando que 137 fueron chinos han (mayoritarios en el país asiático), 46 eran uigures musulmanes y una última víctima era hui, otra etnia de credo islámico.

Un total de 157 muertos eran hombres, y 27 mujeres, según la información, ofrecida a través a la agencia oficial china Xinhua.

No se detalla los que murieron el 5 de julio (cuando se informó principalmente de choques entre fuerzas de seguridad y manifestantes uigures así como ataques de miembros de esta etnia contra chinos han) o en jornadas posteriores (en las que se eregistraron inchamientos de han a uigures en venganza).

La nueva cifra de fallecidos fue ofrecida en la madrugada de hoy, después de que se anunciara la reimposición del toque de queda nocturno para prevenir nuevos incidentes.

La jornada de ayer, viernes, estuvo marcada por una relativa vuelta a la normalidad en las calles, con aperturas de comercios y más vehículos en las calles.

El día, de oración para los musulmanes, también estuvo presidido por el cierre de gran parte de las mezquitas por orden de la autoridad, lo que fue respondido con varias protestas de uigures en las puertas de algunos de los templos.

Las restricciones informativas continuaron, con corte total de Internet y de la comunicación telefónica con el extranjero, además de trabas a los periodistas: tres de ellos fueron detenidos y llevados a comisaría durante unas horas, entre ellos el corresponsal de la televisión española TV3 en China, Sergi Vicente.