Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Los organizadores califican de éxito la marcha y Fomento cree que fue independentista

EFE ·02/12/2007 - 20:24h

EFE - Víctor Cucurull (i), Mónica Sabata, y Gerard Fernández, miembros de la Plataforma Derecho a Decidir, durante la rueda de prensa en la que valoraron hoy la manifestación de ayer.

La plataforma por el Derecho a Decidir (PDD), que ayer organizó una manifestación en Barcelona en protesta por el mal funcionamiento de la red de Cercanías, así como CiU, ERC e ICV-EUiA, que la apoyaron, han calificado el acto de "éxito clamoroso", mientras que Fomento cree que fue "independentista".

La portavoz de la PDD, Mònica Sabata, ha considerado hoy que la manifestación de ayer contra el caos ferroviario y en defensa de las infraestructuras catalanas fue "un éxito clamoroso del pueblo catalán, que volvió a exigir sus derechos y que éstos se respeten".

Acompañada por Gerard Ferández y Víctor Cucurull, otros miembros destacados de la plataforma, Sabata ha mantenido que, bajo el paraguas del soberanismo, decenas de miles de catalanes recorrieron ayer las calles de Barcelona para mostrar su preocupación "por las condiciones en las que vive nuestro país", haciéndose suyos los cuatro puntos del manifiesto que se leyó al final de la marcha.

En el manifiesto se reclamaba el traspaso al gobierno autonómico catalán de la red de transporte ferroviario, mayores inversiones en los transportes, la publicación de las balanzas fiscales y que la Generalitat "recaude y gestione todos nuestros impuestos".

Sin embargo, el delegado del Ministerio de Fomento en Cataluña, Jordi Prat, ha asegurado que gran parte de las personas que participaron en la masiva manifestación acudieron a "expresar un sentimiento nacionalista e independentista" y que el caos de Cercanías les dio sólo la ocasión.

En declaraciones a Catalunya Informació, recogidas por Efe, Prat ha afirmado que "buena parte de la gente fue para expresar un sentimiento nacionalista e independentista y el funcionamiento del servicio de Cercanías les dio una ocasión para manifestarlo".

CDC ha sostenido que la masiva participación de ciudadanos en la manifestación de Barcelona "constata el divorcio entre José Montilla y el pueblo de Cataluña" y ha instado al Gobierno español "a tomar nota" y a dar respuesta a las demandas de más poder político.

En un comunicado, Convergència Democràtica considera que la manifestación supone "la expresión de reivindicación nacional más importante desde el 11 de septiembre de 1977", valorándola la formación que lidera Artur Mas como el inicio "de una nueva etapa en el avance hacia más cuotas de autogobierno".

Por su parte, el candidato de CiU a las elecciones generales Josep Antoni Duran Lleida, ha instado a ERC e ICV, que gobiernan la Generalitat junto al PSC, a "tomar buena nota" del hecho de que ayer "cuando la gente salió a la calle para pedir más poder para Montilla, éste se encerró en el Palau de la Generalitat".

El portavoz de ERC en el Parlament, Joan Ridao, ha opinado que el "Gobierno de España debe tomar nota y respetar que en Cataluña crece la mayoría social favorable al derecho a decidir", mientras que el diputado de ICV-EUiA Joan Herrera ha calificado de éxito la manifestación y ha sugerido también que tanto los gobiernos de Madrid como de Cataluña deben ahora "tomar nota" sobre cuáles son las prioridades en infraestructuras para los catalanes.

La PDD ha avanzado este mediodía que continuará con su campaña "Decido decidir", que incluye la recogida de firmas, que se entregarán en el Parlament próximamente, mientras que no descartan nuevas manifestaciones, en función de "los contextos políticos que se produzcan".