Archivo de Público
Miércoles, 1 de Julio de 2009

Aznar reivindica su papel y el de Acebes en la ley de partidos

El ex presidente confía en que "ya nadie busque atajos en la lucha contra ETA"

PÚBLICO.ES / EFE ·01/07/2009 - 14:46h

El ex presidente del Gobierno José María Aznar  ha recordado este miércoles su protagonismo, así como el de los ex ministros Angel Acebes y José María Michavila, en la ley de partidos avalada ayer por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y ha confiado en que ya nadie busque atajos en la lucha contra ETA.

Aznar se ha referido a la decisión de ese Tribunal, que ratificó la ilegalización de Batasuna, en su intervención en el campus de la Fundación FAES para presentar un informe sobre el futuro de Europa.

El ex jefe del Ejecutivo ha considerado que esa decisión hizo de ayer "un gran día para España, para Europa y para la libertad" y vino a confirmar lo que muchos llevan diciendo durante bastante tiempo: "que Batasuna es ETA y que ninguna organización terrorista debe tener cabida en las instituciones democráticas".

"Conozco muy bien esta historia porque fui protagonista de ella", ha señalado Aznar en alusión al hecho de que la ley de partidos se aprobase durante su etapa como presidente del Gobierno y antes de que anunciase que, sobre este asunto y después de haber leído determinadas "cosas", hablará en otro momento.

"Conozco muy bien esta historia porque fui protagonista de ella"

Hoy, se ha limitado a agradecer su coraje y esfuerzo a todos los que contribuyeron a hacer realidad la ley de partidos, y en particular, ha reconocido la tarea del ex ministro del Interior Acebes y del ex ministro de Justicia Michavila.

Además, ha confiado en que ya "nadie vuelva a cometer el error de buscar atajos imposibles en la lucha antiterrorista o de sucumbir a tentaciones o veleidades negociadoras que ya se han demostrado que no conducen a ninguna parte".

"Negociar con quien quiere destruirte es siempre una opción perdedora", ha advertido antes de agradecer también la colaboración de Francia y de su presidente, Nicolas Sarkozy, en la lucha contra el terrorismo.