Miércoles, 26 de Septiembre de 2007

Sukhói presenta un superjet de pasajeros para competir por el mercado mundial

Agencia EFE ·26/09/2007 - 13:32h

Agencia EFE - En la imagen de archivo, el presidente ruso Vladimir Putin (c) junto al director general de Sukhoi, en el MAKS-2007. EFE

Rusia presentó hoy al mundo el Sukhói Superjet-100 (SSJ), el primer avión ruso de pasajeros de nueva generación desde la caída de la URSS, que competirá por el mercado mundial de vuelos regionales, el de mayor demanda en la actualidad.

"El SSJ es más que un avión. Tenemos todo el derecho a decir que es un superjet. Sus cualidades universales le permiten cubrir vuelos regionales e interregionales", señaló Serguéi Ivanov, viceprimer ministro ruso durante la ceremonia de presentación del aparato.

Ivanov, que preside la Corporación Aeronáutica Unida estatal de Rusia (CAU), monopolio que agrupa a toda la industria del sector, civil y militar, hizo estas afirmaciones en Konsomolsk (Lejano Oriente ruso) ante más de un millar de personas, entre ellos, numerosos inversores extranjeros.

El SSJ, cuyas primeras unidades saldrán al mercado en 2008, es el primer avión civil fabricado por Sukhói, uno de los más importantes fabricantes de aviones de combate del mundo.

"La mundialmente famosa casa Sukhói garantiza la fiabilidad del SSJ. Sus décadas de experiencia y la capacidad de producción son buena prueba de que podrá satisfacer al cien por cien la demanda mundial", subrayó.

El viceprimer ministro recordó que hace casi dos décadas que la industria aeronáutica rusa no ofrecía al mundo un avión civil nuevo, pero añadió que el proyecto del SSJ ha sido completado en apenas dos años.

El presidente ruso, Vladímir Putin, encargó a finales de 2006 a Ivanov la reconversión del sector aeronáutico ruso con el fin de recuperar el peso perdido tras la caída de la URSS (1991) y competir de igual a igual con las corporaciones occidentales.

El SSJ tendrá un coste aproximado de 25 millones de dólares, en torno a un 15 por ciento menos que los aviones fabricados por la corporación brasileña Embraer.

Embraer, que controla el 40 por ciento del sector de aviones de hasta 90 pasajeros, ocupa la tercera posición mundial en cuanto a pedidos, tras Boeing y Airbus.

El superjet pasará las primeras pruebas de vuelo dentro de 2-3 meses, mientras los primeros aviones se ensamblarán en 2008 (nueve), treinta en 2009, sesenta en 2010 y, a partir de esa fecha, un total de setenta aviones anuales.

Una de las características más particulares del superjet de Sukhói es que tiene una vida útil en vuelo de 70.000 horas, cuando la media habitual de los aparatos en servicio es de 30.000 horas.

Ivanov señaló que Sukhói ya tiene en cartera 73 pedidos -61 de rusos y 12 extranjeros-, por cerca de 2.000 millones de dólares, entre ellos, la compañía nacional Aeroflot con 30; AirUnion Alliance con quince; Dalavia con seis; ItAli con diez, y Armavia con dos.

Se fabricarán tres modelos del superjet -avión que debería jubilar a los Túpolev 134 y 154, y también a los Yak-42-, con capacidad para transportar entre 75 y 95 pasajeros.

Sukhói informó que estudia la introducción de modificaciones para aumentar hasta 115-120 el número de asientos del SSJ, aparatos que comenzarían a fabricarse en 2012.

Entre los planes de Sukhói también se encuentra la fabricación de aviones de transporte de mercancías, cuya demanda ronda las cien unidades; y un jet-business, que tendría un coste de 40 millones de dólares.

En un adelanto de las intenciones de la compañía, su director, Mijaíl Pogosián, explicó que Sukhói estudia incrementar en un 50 por ciento la fabricación de aviones civiles en los próximos 2-3 años.

Sukhoi estima en 5.700 unidades la demanda mundial de aviones regionales de pasajeros hasta 2024 y que 800-1.200 unidades serán del SSJ (un 70 por ciento para el exterior).

En este proyecto, Sukhói cuenta con un socio estratégico, la italiana Alenia Aeronáutica (fundada por Fiat y actualmente en manos del Grupo Finmeccanica), que ya ha creado con la compañía rusa una empresa mixta para la venta de los SSJ en los países desarrollados, y también para ofrecer servicios de mantenimiento en todo el mundo.

La filial de Sukhói, Grazhdanskie Samolioti, la fabricante de los SSJ que lanzará un oferta pública inicial (IPO, en inglés) en 2010, alcanzó a principios de año un acuerdo con la Alenia Aeronáutica para venderle el 25 por ciento más una acción.

Compañías francesas también participan en el proyecto del superjet: Snecma en la fabricación de los motores y Thales en la aviónica.