Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Tasan en 34.000 euros el Rolls Royce que usó Gil cuando era alcalde para subastarlo

EFE ·02/12/2007 - 12:46h

EFE - El Ayuntamiento de Marbella ha tasado en 34.650 euros el Rolls Royce que usó el fallecido Jesús Gil durante la época en la que ocupó la Alcaldía con objeto de sacarlo a subasta, según han señalado a Efe fuentes municipales.

El Ayuntamiento de Marbella ha tasado en 34.650 euros el Rolls Royce que usó el fallecido Jesús Gil durante la época en la que ocupó la Alcaldía con objeto de sacarlo a subasta, según han señalado a Efe fuentes municipales.

La alcaldesa de la ciudad, Ángeles Muñoz (PP), anunció el pasado agosto el inicio del expediente para subastar el vehículo, al que actualmente no se da ningún usó y permanece en las dependencias de la Policía Local.

Muñoz explicó entonces que la decisión del Consistorio de desprenderse del Rolls no se corresponde "tanto por su valor como por lo que tiene de simbolismo" y apuntó que el precio de salida a subasta estaría marcado por la valoración que llevara a cabo un perito municipal.

La comisión gestora que estuvo al frente del Ayuntamiento desde la disolución de la Corporación anterior hasta las elecciones municipales de mayo ya sacó a subasta el pasado año el Rolls Royce que empleó Gil y el BMW X5 que utilizó la ex alcaldesa Marisol Yagüe, aunque el concurso público quedó desierto ante la ausencia de compradores.

Para esa subasta, el órgano rector valoró el Rolls en 45.000 euros y el BMW en 25.514 euros, según la peritación efectuada por una empresa especializada en vehículos de lujo ajena al Ayuntamiento.

El Rolls Royce Silver Spur está matriculado en 1992, tiene ocho cilindros y 6.749 centímetros cúbicos con 173 caballos de potencia, está equipado con catalizador y tiene autorizadas reformas como la instalación de láminas de control solar en los cristales posteriores y en la luneta.

El vehículo de lujo se empleó en grandes actos de inauguración, así como en bodas civiles oficiadas por Gil en 1995, en las que también hubo limusinas, coches de caballos y coros rocieros.

La subasta del Rolls Royce ya fue anunciada en febrero de 2005 por la entonces alcaldesa, Marisol Yagüe, al considerar que suponía "un signo de ostentación exagerado" y explicar que no se utilizaba y que se trataba de un vehículo que se deterioraba al estar parado.