Domingo, 2 de Diciembre de 2007

El secretario general de Industria pide al sector del automóvil más inversión en I+D+i

EFE ·02/12/2007 - 13:04h

EFE - Imagen de archivo del secretario general de Industria, Joan Trullén.

La industria española del automóvil "ha hecho los deberes" y está respondiendo de manera ejemplar a la intensa competitividad que atraviesa el sector, aunque "no debe dormirse en los laureles" y tiene que invertir más en investigación, desarrollo e innovación.

Esta es la visión que tiene el secretario general de Industria, Joan Trullén, ante el sector del automóvil en España al que sitúa como cuarta potencia mundial, tras Japón, Alemania y Francia.

En declaraciones a la Efe, Trullén dijo que "el buen clima social" y la conjunción de intereses que tienen las organizaciones sindicales y las empresas, han ayudado a una alta capacidad de adaptación de la producción.

Asimismo, señaló que la gran fortaleza de este sector está en las economías que rodean a los 10 grandes grupos de fabricantes presentes en España, que aunque no tienen "sede social" mueven un alto suministro en la producción de componentes.

El secretario general aseguró que la industria de componentes es clave para garantizar la industria de los fabricantes y destacó un segmento de empresas que están en la "élite" de la competitividad mundial como el Grupo Antolín, (empresa multinacional burgalesa presente en Europa, América, África y Asia Pacífico), o Ficosa (presente en EEUU, Latinoamérica, Europa y Asia)

En este sentido destacó la intensa participación de estas industrias en programas de investigación y desarrollo y afirmó que "es el sector que más gasta a escala planetaria en i+d; codo con codo con la industria farmacéutica".

Como claro ejemplo, Joan Trullén citó los esfuerzos de SEAT España en su planta de Martorell, con más de 1.200 personas trabajando en innovación de producto.

Por todo esto, subrayó la "preocupación" del Gobierno en reducir los costes que actualmente genera la logística del sector, tanto de fabricantes como de componentes, ya que el 82 por ciento de la producción del sector se exporta y los mercados cada vez están más lejos (Europa, Asia, África, México...).

Con la creación de dos Observatorios industriales, uno dedicado al sector de los constructores y otro al de los componentes "se está trabajando para identificar los cuellos de botella en infraestructuras y de logística para impulsar el nuevo modelo de producción flexible", señaló Trullén.

La idea central es desarrollar un eje ferroviario que conecte con los mercados europeos y que una Escandinavia con el mediterráneo occidental, el llamado eje FERRMED (asociación privada de empresarios que propone una línea ferroviaria con 3.500 kilómetros de vías).

Otra de las propuestas es ligar en un corredor los grandes centros productivos de automoción, partiendo de Vigo y pasando por Palencia, Valladolid, Vitoria, Pamplona, Zaragoza y Barcelona.

A nivel marítimo, la línea del Ministerio es potenciar la "intermodalidad" entre transporte ferroviario y marítimo y mejorar los accesos a los puertos. Trullén, desveló que "el Ministerio de Fomento está formalizando una propuesta que ya está avanzada para darla a conocer en breve".

El secretario general de Industria también hizo un balance positivo sobre el problema de las deslocalizaciones de empresas del automóvil (traslado de plantas de España a otros países) y consideró que "para el caso de la economía española, sumando costes y beneficios del proceso de internacionalización el resultado es que se ha ganado cuota de mercado a escala mundial".

Como ejemplo, Trullén destacó que la apertura de plantas de componentes en países como China o India no ha ido en detrimento del empleo en España, sino al revés, ha permitido mejorar la calidad del empleo y la intensidad tecnológica de la producción.