Domingo, 2 de Diciembre de 2007

"Las vidas de Joseph Conrad", una nueva biografía celebra su 150 aniversario

EFE ·02/12/2007 - 13:16h

EFE - Imagen de archivo de Joseph Conrad.

Cuando se cumplen 150 años del nacimiento de Joseph Conrad, el escritor cuya existencia estuvo repleta de elementos exóticos, regresa "más humano" que nunca gracias a la biografía de John Stepe, "Las vidas de Joseph Conrad", en la que ha intentado subsanar los errores de biógrafos anteriores.

Los mitos sobre Joseph Conrad (3 de diciembre de 1857-3 agosto de 1924) abundaron ya durante su vida, y sólo a partir de 1950, con la biografía de Jocelyn Baines, se empezó a separar ficción y realidad.

Ahora, la editorial Lumen publica la biografía escrita por Stape bajo el simbólico título de "Las vidas de Joseph Conrad", y repasa las tres vidas que el mismo Conrad decía haber vivido: "como polaco, como marino y como escritor".

A esas tres, John Stape, investigador en el St. Mary's University College de Londres y una autoridad mundial en Conrad, suma "otros aspectos más íntimos de su persona, otras vidas como marido, padre y amigo, papeles que influyeron de algún modo y enriquecieron su ficción".

Stape, biógrafo de Conrad de cuarta generación, ha tenido a su disposición toda la correspondencia del autor de "El corazón de las tinieblas", así como todos los archivos que se abrieron a partir de la década de 1980 y toda la "world wide web".

El objetivo del nuevo libro ha sido, según el propio autor, no olvidar las palabras de Conrad cuando alguien se refería a él como escritor: "Sí, soy un escritor, pero también soy un ser humano. ¡No olviden esa faceta, por favor!"

Józef Teodor Konrad Korzeniowski era hijo de padres polacos y, antes de que adoptara la nacionalidad británica y renunciara a la rusa, "fue un súbdito del zar y vivió en los Imperios astro-húngaro y ruso, no en Polonia, entonces ausente del mapa europeo", explica John Stape del escritor que quedó huérfano a los once años.

Aunque se conocen pocos detalles de la educación de Conrad, sí se sabe que "desatendía las tareas escolares para pasarse horas leyendo sobre la exploración ártica y la cartografía de África, dibujando mapas y cultivando su imaginación", quizá porque una tía abuela editaba atlas geográficos.

El mar, explica Stape, suponía para Conrad "una liberación del pasado" y poco después de su decimoséptimo cumpleaños partió rumbo a Marsella y a las Antillas Francesas. "El contraste con la fría Cracovia, anclada en el pasado y preocupada por su futuro, no pudo ser más llamativo".

Joseph Conrad ascendería de aprendiz y oficial hasta capitán, viviría aventuras más o menos peligrosas, aprendería inglés, escribiría en los barcos entre fríos inviernos y, al llegar a los 37 años, quizá "hay un deseo de crear lazos y establecerse".

Es entonces, tras escribir sus dos primeras novelas, "La locura de Almayer" (1895) y "Un vagabundo de las islas" (1896), cuando propone matrimonio a Jessie George, una joven mecanógrafa con la que tendría dos hijos.

A partir de entonces la vida de Joseph Conrad es retratada por John Stape a través de un minucioso trabajo de investigación sobre sus viajes, su vida en Londres y sus numerosos libros, e incluye fotografías del escritor y su entorno más cercano, así como árboles genealógicos, mapas y notas sobre "un quién es quién seleccionado".