Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Familiares y compañeros dicen adiós al guardia civil asesinado ayer por ETA en Francia

·02/12/2007 - 11:27h


Familiares, compañeros y amigos se han despedido Raúl Centeno, el guardia civil que fue asesinado ayer por ETA en un atentado en el sur de Francia, en una ceremonia presidida por los reyes y que se ha celebrado en la sede de la Dirección General de la Guardia Civil.

A su llegada, los monarcas y los príncipes de Asturias han sido recibidos con aplausos por el público que se ha congregado ante la sede de la Dirección General. Posteriormente, saludaron uno a uno a los familiares más directos de Centeno, visiblemente emocionados, a quienes han transmitido palabras de consuelo.

El féretro fue trasladado a hombros de sus compañeros, mientras sonaba la marcha fúnebre de Chopin, desde la capilla ardiente hasta el patio donde el vicario general del Arzobispado castrense, monseñor Ángel Cordero Cordero, ofició la ceremonia.

El ataúd fue depositado, ante el altar y frente a los familiares, cubierto con la bandera de España y coronado por el tricornio del guardia civil asesinado. El féretro descansó en este lugar toda la ceremonia, franqueado por tres coronas de flores.

La formación de honor presente en el funeral cantó el himno de la Guardia Civil y 'La muerte no es el final'. Momentos antes de la retirada del cuerpo sonó el himno de España, a cuyo término pudieron escucharse gritos de "Viva Raúl" y "Viva la Guardia Civil".

Al acto también han asistido el director de la Guardia Civil, Joan Mesquida, así como representantes de los partidos políticos y de las Fuerzas de Seguridad. Antes de comenzar la misa, Mesquida se acercó a consolar a los primeros familiares de Centeno que se encontraban en la Dirección General de la Guardia Civil.

Zapatero también mantuvo una breve conversación con el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Alberto Sáiz, mientras que Rubalcaba habló con el embajador de Francia en España, Bruno Delaye.

 

Gritos contra Zapatero

El presidente del Gobierno fue abucheado dentro y fuera de la Dirección General de la Guardia Civil después del funeral.

Algunos asistentes aislados lo insultaron y le espetaron gritos de "fuera, fuera, fuera". Mientras que a la salida, unas 60 personas le abuchearon y le increparon con gritos de "cobarde".

El mismo grupo aplaudió profusamente al líder del PP, Mariano Rajoy, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que abandonaron el lugar después del presidente.

Los manifestantes congregados en la calle permanecieron en el lugar hasta la salida de los coches oficiales y continuaron con sus gritos de censura o apoyo hasta que los vehículos se alejaron del edificio de la Guardia Civil.

Llegada a Madrid 

Los restos mortales de Raúl Centeno fueron recibidos hoy a su llegada a la base aérea de Getafe (Madrid) por más de 200 compañeros de la Benemérita, numerosas autoridades y varios familiares. El féretro --cubierto por una bandera española y un tricornio-- llegó pocos minutos antes de las 11.00 horas de la mañana en un avión C-295 de las Fuerzas Aéreas desde Burdeos, desde donde despegó sobre las 9.45 horas de esta mañana. En el avión viajaban también los padres del guardia civil fallecido.

A su llegada a Getafe, el féretro fue descendido a hombros del avión por ocho compañeros de unidad. Tras el rezo del responso, un grupo de guardias civiles tocaron la marcha fúnebre de Chopin, que acompañó a la comitiva hasta el coche fúnebre. Este abandonó la pista de la base aérea sobre las 11.15 horas con destino a la sede de la Dirección General de la Guardia Civil, donde tendrá lugar el funeral y se instalará la capilla ardiente.

El avión fue recibido a pie de pista por los ministros del Interior y Defensa, Alfredo Pérez Rubalcaba y José Antonio Alonso, respectivamente; el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho; el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Las autoridades saludaron a los familiares que esperaban la llegada del avión y, más tarde, a los padres de Raúl Centeno que viajaban junto al féretro de su hijo.

Visiblemente emocionados, les acompañaron hasta el coche que les ha desplazado hasta el funeral, al que asisten los Reyes, los Príncipes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, además de otras personalidades.

Noticias Relacionadas