Archivo de Público
Sábado, 27 de Junio de 2009

El comando desarticulado en Guipúzcoa quería atentar contra un agente de Irún

Patxi Uranga, Olatz Lasagabaster y Ainara Vázquez se han negado a declarar. Garzón decreta que ingresen en prisión

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·27/06/2009 - 18:46h

Agentes de la Policía Nacional conducen a uno de los detenidos en un polígono industrial de Usurbil (Guipúzcoa).

El comando Mikelats de ETA, desmantelado el pasado martes en Guipúzcoa y cuyos tres miembros han ingresado hoy en prisión por orden del juez Baltasar Garzón, tenía como misión realizar una serie de atentados con explosivos, entre los que estaba atentar contra un funcionario de las fuerzas de seguridad de Irún.

Así se desprende del auto de prisión dictado por el magistrado de la Audiencia Nacional, que tras interrogar a Patxi Uranga, Olatz Lasagabaster y Ainara Vázquez -que se han negado a declarar- ha acordado su ingreso en prisión por integración en organización terrorista y tenencia y depósito de explosivos para los dos primeros, y por integración o colaboración para la tercera.

Los detenidos se han negado a declarar

Según relata Garzón, el comando fue creado en otoño 2007 por el ex jefe del aparato militar de ETA, Garikoitz Aspiazu Txeroki, quien facilitó un pendrive a Uranga y Lasagabaster con la "información concreta sobre las posibles víctimas" entre los días 19 y 20 de septiembre de 2008 en la localidad francesa de Vieux Boucaux Les Bains.

Uranga, captado en 2007 por el último jefe del comando Vizcaya, Arkaitz Goikoetxea (preso desde julio de 2008), y Lasagabaster -novia del anterior que también se integró en la banda a la vez que su pareja- se encontraban en dicha localidad francesa para recibir un "cursillo" sobre explosivos que les impartió Txeroki.

El juez explica en su auto que Uranga construyó un buzón en el paraje de Iturrioz en la zona de Aia (Guipúzcoa) porque, según acordó en enero de 2008 con el etarra que supuestamente relevó a Txeroki, Aitzol Iriondo (detenido en diciembre del año pasado), sería el "sistema de comunicaciones con la organización terrorista".

En ese buzón, destaca el auto, recibió un zutabe (boletín interno de comunicación de ETA), varios documentos y un pendrive, que aún "se encuentra pendiente del correspondiente análisis pericial para extraer los datos que contenga".

Material explosivo

El 26 de septiembre de 2008 se produjo "la primera y finalmente la última" entrega de material explosivo en dos maletas en las inmediaciones de una ermita cercana al caserío Iturrioz en Aia, que Uranga y Lasagabaster transportaron a su domicilio en Usurbil.

La segunda entrega debía producirse el 16 de octubre de 2008 para lo que los dos etarras se desplazaron hasta la zona de Coll de Gamia (Francia), aunque "por causas que no constan", no se realizó, por lo que entre el 20 y 21 de diciembre se citaron con dos miembros 'liberados' (no fichados por la Policía) para comunicarles que "no podrían avanzar con la preparación de las acciones" encomendadas.

Los integrantes del grupo esperaban una segunda entrega de explosivos

La pareja de etarras acudió a nueva cita en un camping ubicado en la zona de regatas de Soustons (Francia), pero abandonaron el lugar "al interpretar que eran objeto de vigilancia policial".

Respecto de Ainara Vázquez, Garzón señala que mantuvo "reiterados contactos y reuniones", la mayoría en casa de Uranga y Lasagabaster en fechas próximas a la entrega del material explosivo, a la vez que la utilizaron "como enlace de comunicación" con la organización.

Evitar posibles ataques

Añade además el auto que, a petición de Uranga, Vázquez -cuyo nombre ya aparecía en la documentación incautada a raíz de la detención en 2002 del dirigente etarra Ibon Fernandez Iradi, "Susper"- se desplazó a Hendaya (Francia) en mayo de este año y entregó un "papel tamaño sobre en una bolsa de plástico" en la "herriko taberna" llamada "Kantu".

"Ante la posibilidad de que se produjeran instrucciones concretas y una nueva entrega de material explosivo, lo que hubiera supuesto el inicio de los ataques terroristas, la Comisaría General de Información decidió actuar" deteniéndolos y registrando sus viviendas.

En esos registros se incautaron de más de 75 de kilos de material explosivo; 65 kilos de nitrato amónico y más de diez de polvo de aluminio, con los que se fabrica el amonal; unos 25 metros de cordón detonante, diversos componentes para la confección de artefactos explosivos, discos duros, tres pendrives, dos walky-talkies, unos grilletes y documentación de la banda terrorista.