Domingo, 2 de Diciembre de 2007

La Audiencia Nacional juzga mañana a tres "grapos" por el secuestro de Publio Cordón

EFE ·02/12/2007 - 10:56h

EFE - Fernando Silva Sande, uno de los miembros del Grapo que participaron en el secuestro.

La Audiencia Nacional juzgará a partir de mañana a los miembros de los GRAPO Fernando Silva Sande, Manuel Pérez Martínez e Isabel Llaquet por el secuestro en 1995 del empresario Publio Cordón -cuyo paradero se desconoce-, hechos por los que la Fiscalía pedirá para ellos 27 años de prisión.

En el juicio, que se celebrará mañana y pasado mañana, el fiscal reclamará además que los acusados indemnicen a la esposa e hijos de Cordón con 300.000 euros y que abonen los 400 millones de pesetas (2.404.048,40 euros) que entregaron para su rescate.

El fiscal Luis Barroso asegura en su escrito de conclusiones provisionales que se carece "de toda noticia seria, cierta y comprobada de la situación y paradero de Publio Cordón Munilla resultando infructuosas todas las investigaciones llevadas a cabo en este sentido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Relata que durante mayo y junio de 1995 Pérez Martínez, alias "camarada Arenas", y Llaquet mantuvieron una reunión en París para organizar el secuestro, a propuesta de Enrique Cuadra, ya condenado por estos hechos junto a los grapo José Ortín y Concepción González.

En este encuentro se distribuyeron los distintos papeles: Cuadra, por su condición de responsable de la acción, obtendría la información previa y negociaría posteriormente el rescate con la familia, ayudado en estas tareas por Ortín y González, mientras que la custodia y vigilancia de Cordón se reservaría a Silva Sande.

González se desplazó hasta Zaragoza, donde alquiló un piso al que más tarde se incorporaron Ortín, Cuadra y Silva Sande.

En esta ciudad, durante 20 ó 30 días anteriores al secuestro, los procesados realizaron labores de vigilancia y recogida de información para conocer las costumbres del industrial.

El 27 de junio de 1995, siguiendo su costumbre, Cordón, en compañía de sus tres perros, salió a practicar "footing" en las inmediaciones de su residencia.

Entre las 07.15 y las 08.20 horas fue abordado por los procesados Cuadra y Ortín, en unión de Silva Sande, y lo introdujeron en una furgoneta -comprada por Ortín con documento de identidad falso- con la que se desplazaron hasta un polígono industrial.

En este lugar habían dejado estacionado un coche, "con el que se dirigieron a un lugar no determinado del territorio español o francés donde Silva Sande, solo o auxiliado por otra u otras personas no identificadas, custodió al detenido".

Tras contactar telefónicamente con la familia de Cordón el 29 de junio y reivindicar la autoría de los hechos en varias cartas, con el anagrama de los GRAPO, enviadas a varios periódicos, los secuestradores exigieron 500 millones de pesetas de rescate.

La cantidad quedó fijada finalmente en 400 millones, "de acuerdo con la familia del detenido", indica el fiscal, que añade que el 9 de agosto, Carmen Cordón, hija del secuestrado, y su esposo Ignacio Jiménez pagan el rescate en París a Cuadra y a Silva Sande.

Tras ello se acordó la liberación del empresario el 17 de agosto en las proximidades del antiguo estadio Sarriá de Barcelona, aunque "no consta que la misma se haya producido hasta la fecha".

El ex dirigente de los GRAPO Silva Sande, de 52 años, fue entregado definitivamente a España por Francia el pasado 23 de octubre para ser juzgado por la veintena de causas que tramitan los diversos Juzgados de la Audiencia Nacional.