Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Musharraf pide a la oposición que participe en los comicios y ordena liberar a los detenidos

El presidente de Pakistán conminó a la oposición a no boicotear los comicios de enero y ordenó liberar a sus activistas detenidos.

EFE ·02/12/2007 - 08:32h

EFE - Fotografía de archivo del presidente de Pakistán, Pervez Musharraf.

El presidente de Pakistán, Pervez Musharraf, conminó a la oposición a no boicotear los comicios de enero y ordenó liberar a sus activistas detenidos desde la imposición del estado de excepción hace un mes, informa hoy la prensa paquistaní.

En una reunión que celebró el sábado por la noche con gobernadores y jefes provinciales, Musharraf advirtió de que no se tolerará agitación alguna durante la campaña para las legislativas del 8 de enero.

"No boicoteen las elecciones. Todos los partidos políticos deberían desempeñar su papel para hacer avanzar el proceso democrático. Deberían poner en marcha sus campañas electorales y no estar hablando de boicotear los comicios", pidió.

Al mismo tiempo, aseveró que el orden se mantendrá a toda costa y que el Ejército está listo para ayudar a las administraciones provinciales en las regiones más problemáticas del país.

El presidente instó a los gobernadores a prohibir las manifestaciones, mítines y sentadas para asegurar una celebración pacífica de los comicios, cuya campaña se desarrolla en pleno estado de excepción y con un sector de la oposición abogando por el boicot.

Musharraf impuso el estado de excepción en Pakistán el pasado 3 de noviembre escudándose en el aumento de la violencia integrista y la injerencia del Poder Judicial en los asuntos del Gobierno.

La medida supuso la detención inmediata de cientos de activistas de la oposición y de derechos humanos, así como de los jueces que rehusaron jurar de nuevo su cargo ante Musharraf, incluido el presidente del Supremo, Iftikhar Chaudhry.

Desde entonces, Musharraf ha recompuesto el Supremo, conseguido que valide su reelección como presidente en la votación parlamentaria del 6 de enero y abandonado la jefatura del Ejército para jurar su nuevo mandato presidencial.

Aunque ya ostenta el cargo como civil, su reunión del sábado con los gobernadores se celebró en su despacho en Rawalpindi, ciudad próxima a Islamabad que alberga el Estado Mayor del Ejército.