Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Galicia avanza hacia una policía de tráfico propia

El PSOE presenta su plan de traspaso, que busca atajar la alta siniestralidad en las carreteras

PANCHO TRISTÁN ·02/12/2007 - 07:30h

EFE - El presidente y vicepresidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana, y, detrás de ambos, los diputados socialistas Ismael Rego y Joaquín Leiceaga, en la Cámara gallega, en una foto de archivo.

Las carreteras gallegas podrían estar controladas próximamente por un cuerpo policial gestionado por la Xunta. Las tres fuerzas políticas con representación en el Parlamento autonómico –PP, PSdeG y BNG– acordaban a finales de octubre adelantar una propuesta de ley para que el Congreso trabaje en la transferencia de las competencias en tráfico al Ejecutivo gallego.

Los socialistas presentaron ayer su modelo de propuesta. El BNG también se pronunció al respecto. Mañana, representantes de las tres fuerzas políticas se reunirán en la Cámara autonómica para abordar el tema. Además, el Valedor do Pobo –defensor del pueblo en Galicia– presentará un informe sobre la seguridad viaria en la comunidad autónoma.

La alta siniestralidad vial es una de las bazas a las que se aferra el Bloque Nacionalista, principal impulsor de la trasferencia de las competencias, junto a los socialistas de Emilio Pérez Touriño, para defender una medida que tiene una importante transcendencia política por dos factores.
Por una parte, las competencias en control de las carreteras servirían para engrosar el aparato autonómico. Además, la aprobación de la medida tendría entre sus consecuencias una de importante valor simbólico: Galicia pasaría a contar con un cuerpo de policía propio con competencias más amplias y más homologadas que en la actualidad a las de la Ertzaintza, en Euskadi, y los Mossos d’Esquadra, en Catalunya. Hasta el mismo ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, reconoció en julio que Galicia “merece un esfuerzo singular” para lograr los avances en reducción de la accidentalidad que experimentó el resto de España.

Complejo proceso

El borrador de propuesta de ley presentado ayer a los medios de comunicación por los socialistas se refiere a “las características especiales que singularizan” a Galicia para defender la transferencia de las competencias de tráfico a Galicia. El portavoz parlamentario del PSdG, Ismael Rego, aseguraba que cree que será sencillo llegar a un acuerdo en esta materia en la Cámara autonómica.

Desde el otro flanco político que ampara al bipartito, el diputado nacionalista Carlos Aymerich manifestaba su “confianza” en que de la reunión de mañana lunes salga una propuesta de consenso.

La proposición tendría que ser convertida en ley orgánica en el Congreso de los Diputados. Dado que se trata de una competencia transferida al abrigo del artículo 150. 2 de la Constitución, la tramitación es complicada y con toda seguridad no se concluirá antes del final del actual periodo de sesiones. Las Cortes cierran en diciembre y en enero, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, las disolverá para convocar las elecciones generales del 9-M.

RETRATO DE UNA OCASIÓN
Al líder del BNG y vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, se le han puesto las cosas de cara. Lo que fuentes del BNG calificaron de “negociación política” para que sus representantes en el Congreso votasen en contra de la propuesta de cese del equipo de Fomento podría facilitar las cosas.
El bipartito lleva meses solicitando competencias como tráfico y salvamento marítimo. El Ejecutivo Zapatero ha venido resistiéndose. Y el bipartito erre que erre. No es la primera vez que Pérez Touriño contesta a declaraciones del Gobierno contrarias a estas transferencias. Y el del tráfico ha sido uno de los debates estrella.
La semana pasada, el BNG consiguió que los socialistas desbloqueasen la negociación de las transferencias a cambio del apoyo a la ministra Magdalena Álvarez. La reunión del lunes, para tratar de consensuar la propuesta de ley que será enviada al Congreso, ya estaba prevista. Pero ahora el escenario es otro. Según aseguran desde el BNG, la propuesta del tráfico circulará por San Jerónimo con absoluta tranquilidad.