Archivo de Público
Miércoles, 24 de Junio de 2009

Cheney vende sus memorias por dos millones de dólares

El ex vicepresidente de Bush se ha convertido en uno de los mayores críticos de Obama desde que llegó a la Casa Blanca

PÚBLICO.ES ·24/06/2009 - 09:46h

REUTERS/Joshua Roberts (UNITED STATES POLITICS)

El mayor azote de Barack Obama en los últimos tiempos está preparando una biografía que le reportará cerca de dos millones de dólares . Dick Cheney, vicepresidente de EEUU con la administración Bush y uno de los mayores valedores de la invasión de Irak ha firmado u nacuerdo con la editorial Simon & Schuster para publicar sus memorias sobre su vida política, según anunció este miércoles The New York Times.

Está previsto que el libro se ponga a la venta en la primavera de 2011 por Threshold Editions, filial de editorial antes nombrada, donde Mary Matalin, una ex asesora de confianza de Cheney, trabaja como editora jefe. Según el diario, sus memorias cubrirán su período como vicepresidente en el gobierno de George W. Bush, desde 2001 a 2009, así como su servicio político en los gobiernos de los mandatarios republicanos Richard Nixon, Gerald Ford y George H.W. Bush.

Defensa de la tortura

Cheney asumió el papel de portavoz del Partido Republicano tras el ascenso de Obama al poder y se ha paseado desde entonces por platós de radio y televisión criticando duramente cualquier paso dado por el nuevo presidente. Sobre todo en lo concerniente a la política antiterrorista, Guantánamo y las torturas a presos.

El ex vicepresidente ha defendido hasta la extenuación el castigo a los presos sospechosos de terrorismo por "los beneficios que EEUU consiguió gracias a esas actividades"; acusó a Obama de comprometer la seguridad nacional eliminando estas técnicas de interrogatorio; le recordó que su defensa se basa en que los presos no son más que "combatientes enemigos"; ha defendido en numerosas ocasiones la política antiterrorista de Bush;y se permitió el lujo de calificar a los 4.000 muertos norteamericanos en Irak como "una de esas cosas que pasan en nuestro mundo".

Irak y Halliburton

El interés de Cheney en Irak no se acababa en la estrategia antiterrorista, sino en el beneficio económico que su país, y en especial su empresa petrolera Halliburton, podría sacar con la caída del régimen de Sadam Husein. El ex vicepresidente, tras la invasión de Irak por parte de EEUUse convirtió en uno de los mayores contratistas en Irak y de eso, según el diario, también hablará en sus memorias.