Archivo de Público
Miércoles, 24 de Junio de 2009

El régimen prosigue con su caza de brujas contra periodistas

La Policía detiene a una veintena de redactores de un periódico favorable a Musaví

PÚBLICO.ES/AGENCIAS ·24/06/2009 - 09:14h

La joven Neda, asesinada por la Policía en una manifestación en Teherán, se ha convertido en el símbolo de la revolución contra Ahmadineyad en todas partes del mundo. En la foto, una chica en EEUU porta un folio de denuncia del régimen. AFP

El régimen iraní dio un paso más este miércoles en su caza contra los periodista. Primero prohibió a los corresponsales extranjeros cubrir las manifestaciones, después expulsó del país al corresponsal de la BBC y de la revista Newsweek y ayer detuvo al corresponsal del Washington Times. Esta mañana la Policía detuvo a 20 trabajadores del periódico pro reformista Kalameh.

La redacción, que está ubicada en un edificio de la plaza Haft-e Tir, donde han tenido lugar la mayoría de las manifestaciones de Teherán, ya no se utilizaba pero sí servía de centro de reuniones. Según la agencia EFE, cinco administrativos y 15 periodistas fueron detenidos en la operación policial que anunció que había "desmantelado" el cuartel general de los "saboteadores".

"Tras registrar el edificio, que utilizaba la campaña de uno de los candidatos, se descubrió que se realizaban reuniones ilegales, se promovían los disturbios, y se trabajaba para minar la seguridad del país", rezaba un comunicado divulgado a través de la agencia estatal Irna. La nota no aclaraba de qué aspirante se trataba, pero la televisión estatal en inglés PressTV aseguró que el edificio acogía varias oficinas de Musaví.

La conspiración extranjera

PressTV detalló, asimismo, que en el edificio se han encontrado indicios que prueban la implicación de "elementos extranjeros en planificación de los disturbios pos electorales".

La tensión entre Irán y algunos países de la UE aumentó en las últimas horas tras la detención de cinco ciudadanos europeos; dos franceses, dos alemanes y un británico. Ayer, tanto Teherán como Londres expulsaron mutuamente a sus representantes diplomáticos.

Ahmadineyad y el líder supremo, Ali Jamenei, se han hartado de acusar en los últimos días a algunas "potencias extranjeras" como instigadoras de las revueltas que han seguido a los comicios celebrados el pasado día doce.