Domingo, 2 de Diciembre de 2007

Antonio Camacho: "Veo el final de ETA, pero es una fiera acorralada y herida"

El ‘número dos’ de Interior habla sobre el asesinato de un guardia civil en Francia y analiza la situación de la banda

FERNANDO GAREA ·02/12/2007 - 07:30h

Es una de las personas que más información acumula sobre la lucha antiterrorista y ocupa uno de los cargos más sometidos a sobresaltos de la Administración. Antonio Camacho, miembro de la carrera fiscal, analiza la situación de ETA, intentando a partes iguales huir del triunfalismo y, al tiempo, mostrarse lo más optimista posible.

El número dos de Interior hace una valoración del asesinato de un guardia civil en Francia y del encarcelamiento el viernes de miembros del entorno de ETA. Su tesis es que la banda está acorralada y herida, que aún puede hacer mucho daño, pero vaticina que los asesinos y quienes les apoyan se enfrentarán a la Justicia.

¿Qué supone el asesinato ayer del guardia civil Raúl Centeno en Francia?
Es un día muy duro para las Fuerzas de Seguridad y para todos los demócratas. ETA había intentado matar desde que rompió el alto el fuego y ayer, desgraciadamente, lo consiguió. Los terroristas podrán hacernos daño y provocarnos un inmenso dolor, pero no conseguirán derrotarnos, nunca conseguirán doblegar nuestra firmeza y determinación para perseguirlos y ponerlos a disposición de la Justicia. Las Fuerzas de Seguridad españolas y francesas trabajan ahora para localizar y detener a los culpables de este atentado, que, antes o después, no lo dude, serán condenados por sus crímenes

¿En qué situación está ETA en este momento?
En los últimos tiempos las operaciones policiales han afectado a la columna vertebral de ETA, porque hemos ido más allá de los comandos y hemos desarticulado aparatos, como el logístico, que se dedica a preparar los explosivos, o el de financiación. Eso no nos debe llevar a la idea de que la banda en este momento no es peligrosa. ETA es una fiera acorralada, herida y perseguida y, por eso, es muy peligrosa.

¿Está más fuerte o más débil que al inicio de la legislatura?
Ése es un debate artificial y que no ha favorecido a la lucha antiterrorista. Algunos mantienen que ETA utilizó la tregua para rearmarse, pero los resultados policiales posteriores ponen de manifiesto que eso no es así, todo lo contrario, las Fuerzas de Seguridad del Estado se han reforzado en medios, en material y en inteligencia, lo que ha permitido una respuesta eficaz de policía y Guardia Civil. Quienes sostienen que ETA se ha rearmado se olvidan de lo que ocurrió en diciembre de 2003, cuando ETA intentó un atentado con gran cantidad de explosivos, o en Cañaveras. Hay quien incluso mantiene la tesis de que ETA estaba detrás del 11-M...El PP les acusa de haber permitido que ETA se rearmara durante el alto el fuego.

Ningún dato pone de manifiesto que ETA se rearmara en la tregua y todos los datos indican justo lo contrario.
Pero en ese periodo, ETA sí robó centenares de pistolas y siguió cobrando el llamado ‘impuesto revolucionario’.
Sí, hubo sustracciones de material en ese periodo, pero de ese dato no se puede deducir que hubiera un reforzamiento de la banda terrorista porque, entre otras cosas, durante el alto el fuego fueron detenidos 92 terroristas. Las operaciones policiales de los últimos meses dejan claro que quienes se reforzaron fueron las Fuerzas de Seguridad. En materia de personal, en esta legislatura los efectivos dedicados a la lucha contra el terrorismo han crecido un 34% y han aumentado notablemente los presupuestos. La instrucción que han recibido desde el Gobierno es la de reforzar la inteligencia, el conocimiento y las actuaciones en materia de terrorismo, para tener una buena posición en el momento en que ETA ha decidido romper el alto el fuego.

¿Se puede cuantificar cuántos etarras hay activos en este momento?
Tenemos información, pero por razones obvias debemos especular lo menos posible sobre esa cuestión. En todo caso, no es un buen momento para ETA desde el punto de vista de número de personas.

¿Por qué la legislatura en la que menos víctimas mortales ha habido es la que más se discute políticamente sobre terrorismo?
Es una profunda paradoja sobre la que deberíamos reflexionar, porque en la lucha antiterrorista tan necesario es un Gobierno responsable como una oposición responsable.

¿Hay intercambio fluido de información sobre terrorismo con el Partido Popular?
Si, en el más alto nivel, desde el propio ministro del Interior. Siempre hemos actuado con lealtad con la oposición en una materia tan sensible. Este Gobierno cree profundamente en el Estado y en las instituciones y los demás deberían hacer lo mismo.

Otra acusación habitual es que el diálogo con ETA sólo se ha interrumpido y seguirá después de las elecciones de marzo.
No se consigue que una cosa sea verdad repitiéndola de forma reiterada. Las manifestaciones de los altos responsables del Gobierno, el presidente, la vicepresidenta y el ministro del Interior han sido claras: no existe en este momento nada en relación a un posible diálogo con ETA.

Otro reproche es que se ha permitido que el brazo político de ETA vuelva a las instituciones.
La actuación del Gobierno ha sido clara y transparente y sólo hay una interpretación: todo aquel que apoya el terror como forma de actuación política está destinado a comparecer ante los tribunales para que se determine si incurre en alguna responsabilidad penal. Este Gobierno ha ilegalizado a los partidos que han incurrido en los supuestos recogidos en la Ley de Partidos. Seguimos trabajando y no es verdad que ETA haya vuelto a las instituciones.

¿No hay pruebas de la vinculación de Acción Nacionalista Vasca con ETA?
El Parlamento hizo la Ley de Partidos que establece un mecanismo para ilegalizar formaciones y el Gobierno ha dicho de forma reiterada que Policía y Guardia Civil trabajan y en el momento en el que existan elementos para sustentar la petición de ilegalizar cualquier partido lo va a hacer. Sería un profundo error en un Estado de derecho que una decisión de ese tipo pareciera fruto de una presión y un debate político. Tiene que ser la aplicación del principio del imperio de la ley y cuando se den los supuestos el Gobierno no dudará en instar a esa ilegalización.

¿En qué situación están las finanzas de ETA? ¿Le consta que ha seguido cobrando el llamado ‘impuesto revolucionario’?
Hemos tenido constancia de algunas denuncias y hemos investigado profundamente para luchar contra la banda desde el punto de vista de la financiación e intensificar lo que ya se había hecho.

¿Cómo está el colectivo de los presos de ETA?
De ETA sabemos muchas cosas y una de ellas es que los terroristas que se convierten en presos desaparecen de la actuación normal de la banda, por lo tanto, no tienen peso en las decisiones que toma la organización, nunca la han tenido. En cuanto a su situación anímica hay de todo en el colectivo. No son un bloque homogéneo y hay todo tipo de opiniones.

¿Por qué puso ETA fin al proceso de paz?
Creo que a ETA le faltó madurez para gestionar su propio alto el fuego, porque se niega a entender que con la violencia no va a conseguir ningún objetivo político y, por dejar la violencia, tampoco.

¿Es posible retomar el diálogo con ETA?
No hay ninguna expectativa. No hay ningún planteamiento siquiera de cuáles son los supuestos en los que cabría la posibilidad de retomar el diálogo. Ni siquiera hay un planteamiento teórico sobre eso y de ahí la paradoja de algunos políticos que siguen manteniendo que continúa el diálogo o que se prepara. Eso hace un flaco favor a la lucha del Estado, no del Gobierno, contra el terrorismo.

¿El final de ETA  será sólo policial y judicial o tendrá que haber algún proceso de diálogo?
Esa especulación no ayuda nada. Debemos seguir con lo que estamos haciendo en este momento y trabajar en todos los frentes para acabar con ETA y que ese final esté lo más próximo posible.

¿Ve el final de ETA?
Sin duda, veo el final de ETA y espero que sea lo más próximo posible.

¿Qué supone el encarcelamiento de los juzgados en el ‘macrojuicio’ contra el entorno de ETA iniciado el viernes?
Las detenciones de los condenados en el sumario 18/98 contra el entorno de ETA demuestran que el Estado funciona y quien apoya a los terroristas acaba en la cárcel. Por eso la izquierda abertzale debe realizar una reflexión profunda sobre lo que ha ocurrido en los últimos años, sobre qué es y qué quiere llegar a ser, sobre a quién representa y a quién quiere representar. Mientras esa reflexión no se produzca, tendrán credibilidad cero.

¿Después de la sentencia del 11-M ha cambiado en algo el riesgo de atentado del terrorismo islamista en España?
No, el riesgo es homogéneo en todo el ámbito cultural y político en el que nos movemos y deberíamos reflexionar más sobre el riesgo del terrorismo islamista, porque a pesar de haber padecido un atentado tan grave como el del 11-M, nos hemos pasado toda la legislatura discutiendo más sobre ETA, porque en la oposición consideraban que el rédito político era mayor que discutiendo sobre la otra gran amenaza en todos los niveles que es el terrorismo islamista. A pesar de todas las medidas que hemos puesto en marcha, que son muchas, no se ha discutido sobre qué se puede hacer para combatir el terrorismo islamista.

Bueno, sobre el 11-M sí se ha discutido mucho.
Sobre eso sí, porque algunos han hecho una interpretación ligada a las elecciones, pero no hemos discutido sobre el problema que supone el terrorismo islamista para las sociedades avanzadas o sobre una cuestión de la que se habla en toda Europa: ¿es necesario restringir derechos de los ciudadanos para combatir el yihadismo? Nuestra posición es que no es necesario y somos un ejemplo en todo el mundo de cómo no sólo hemos luchado contra el terrorismo sin restringir derechos, sino que se ha creado un Estado de derecho de última generación bajo el peso de un terrorismo tan duro como el de ETA.

¿Cómo responsable de la seguridad qué le ha supuesto el cruce de acusaciones sobre la investigación del 11-M y la llamada teoría de la conspiración?
He echado de menos el consenso y el apoyo que han tenido los ministerios del Interior durante toda la democracia, desde el punto de vista político y como responsable de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Instituciones esenciales y de las mejor valoradas por los ciudadanos han estado sometidas a un acoso continuo que no nos han ayudado en la lucha contra el terrorismo, ni para garantizar la seguridad de los ciudadanos. No es una actitud responsable.

¿Qué le parece la sentencia?
Es el triunfo del Estado de derecho. Estos tres años y medio ha habido un acoso a todas las instituciones, Policía Nacional y Guardia Civil, pero también a nuestra Justicia, y la sentencia demuestra que tenemos un Estado de derecho tan fuerte que es posible que con ese acoso se pueda dictar una sentencia que establezca unos hechos probados y una condena.

¿Qué importancia tiene que no se conozca el autor intelectual?
En la historia judicial nunca se había planteado un debate jurídico sobre la autoría intelectual y tampoco se había abierto un debate político. Respecto a un terrorismo diferenciado del etarra, donde no hay estructura, ni jerarquía ni aparatos, sino mensajes que se irradian desde la célula de Al Queda, que se difunden a través de Internet y que son recogidos en cada país, sin relación de jerarquía, se nos plantea lo de la autoría intelectual. Es otro de los elementos de acoso al Estado de derecho.

En las últimas semanas ha crecido la preocupación ciudadana por fenómenos de violencia radical de ultraizquierda y ultraderecha. ¿Le preocupa a usted?
Hemos tenido preocupación desde mucho antes y ahora ha habido unos acontecimientos graves que han llevado esa preocupación a los ciudadanos. En este ministerio existe desde antes porque nos preocupa garantizar que la juventud se forme de manera adecuada. Hay una instrucción de 2005 para establecer un plan policial de control de grupos violentos y bandas juveniles y sus resultados se revisan cada tres meses. Consiste en una buena base de información y control y en desarrollar actuaciones policiales específicas. Este año las fuerzas de seguridad ya han identificado a más de 10.000 miembros de bandas juveniles y han detenido a más de 600 de ellos.

Noticias Relacionadas