Archivo de Público
Martes, 23 de Junio de 2009

Los musulmanes chinos liberados de Guantánamo temen represalias de Pekín

Se resisten a ser trasladados a Palaos. Si fueran enviados a China serían condenados a muerte

PÚBLICO.ES/REUTERS ·23/06/2009 - 10:21h

Diecisiete presos uigures de la cárcel de Guantánamo se resisten a ser trasladados a Palaos por miedo a las represalias de China. Perseguidos y acusados sitemáticamente de terrorismo por Pekín, los miembros de esta comunidad musulmana china han sufrido numerosos ataques en los últimos tiempos. Estos presos, absueltos por Estados Unidos cuatro años después de haber sido encarcelados, quedarían libres en Palaos, aunque no podrían salir del país al no tener pasaporte.

"Me llegaron a preguntar si Palaos tiene Ejército", dijo a la agencia Reuters Johnson Toribiong, presidente del país. Toribiong explicó que el miedo de los reclusos a ser enviados a su país está basado en hipotéticas represalias por parte de China y tienen reservas por el pequeño tamaño de la nación y su capacidad para garantizar su seguridad.

Palaos aceptó hacerse cargo de los uigures para que no sean condenados a muerte en China

Hace dos semanas, el país aceptó la propuesta de Estados Unidos de dar refugio por razones humanitarias a los 17 prisioneros, retenidos desde 2001 en el centro de detención de EEUU en Guantánamo. Toribiong tomó la decisión sin tener en cuenta la opinión de China y precisamente para que no sean repatriados a su país, donde pueden ser condenados a muerte por ser miembros del Movimiento de Liberación del Turkestán Oriental (ETIM), un grupo separatista considerado terrorista por Pekín.

En 2004, tres años después de haber sido detenidos en Afganistán, el Pentágono concluyó que no eran "combatientes enemigos" pero los mantuvo encarcelados a la espera de que un tercer país les diera refugio.