Archivo de Público
Domingo, 21 de Junio de 2009

"Si Obama estuviera en España, también cerraría Garoña"

El secretario federal de Medio Ambiente del PSOE cree que es irresponsable seguir apostando por la energía nuclear

MANUEL ANSEDE ·21/06/2009 - 08:00h

DANI POZO - El socialista Hugo Morán posa tras la entrevista.

El secretario federal de Medio Ambiente del PSOE, Hugo Morán, visitó la central nuclear de Garoña hace tres meses. Fue recibido "con amabilidad", aunque prácticamente llegaba para certificar su defunción. Morán, antinuclear reconocido, da por hecho que José Luis Rodríguez Zapatero procederá al cerrojazo de la planta burgalesa. Y, es más, cree que "si Obama estuviera en España, también cerraría Garoña". El diputado socialista, nacido en la aldea asturiana de Campomanes en 1963, entorna los ojos y se imagina el valle de Tobalina sin la planta atómica: "Dentro de unos años será una comarca próspera, como algunas de Navarra o La Rioja".

Su antecesora, la ex ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, ha dicho que el cierre de Garoña sería "la mejor de las decisiones". ¿Está de acuerdo?

La cuestión no es Garoña, sí o Garoña, no. La cuestión es si España quiere evolucionar hacia un modelo sostenible. Si existen modos de producción de energía que implican riesgos y otros que no implican riesgos, lo irresponsable es elegir los primeros. Las nucleares representan unos riesgos. Las renovables, no. Y eliminar una inseguridad que afecta a muchísimas personas es una decisión que debemos aplaudir.

El programa electoral del PSOE deja claro que apuesta por un modelo sin nucleares. ¿Por qué el Gobierno no dice claramente que va a cerrar Garoña?

«Yo no estoy en contra de la energía nuclear por razones ideológicas, sino biológicas»

No es ambigüedad. Si fuera una cuestión de ideología, Garoña ya estaría cerrada. El PSOE ha diseñado un modelo energético distinto, pero no se puede aplicar la política del rodillo e imponer absolutamente todo. Hay que buscar consensos. Yo no estoy en contra de la energía nuclear por razones ideológicas, sino por razones biológicas.

¿Cuáles son?

Los gobiernos no están para empeorar la calidad de vida de los ciudadanos. La energía nuclear pervierte el devenir lógico de la biología y pone en riesgo la seguridad de las personas y de los ecosistemas.

¿Sus temores se refieren a los residuos nucleares o al riesgo de un nuevo Chernóbil?

A las dos cuestiones. El ejemplo de Chernóbil quizá sea extremo. ¿Se puede producir un accidente como el de Chernóbil? Pues sí, porque ya se produjo. ¿Es previsible? Pues no. El Consejo de Seguridad Nuclear dice que Garoña puede funcionar hasta 2019. Pero no conozco ninguna central nuclear que haya tenido un accidente de gravedad que no estuviera respaldada por el Consejo de Seguridad Nuclear de su país. El CSN no es infalible.

Usted ha dicho que el 1,35% de la electricidad española que produce Garoña es prescindible. Las cuentas, entonces, están claras. Garoña se cierra.

«¿Se puede producir un accidente como el de Chernóbil? Pues sí, porque ya se produjo»

Sería irracional mantener la tecnología antigua cuando la nueva, las energías renovables, es mejor. Además, existe un contrato del Gobierno con los ciudadanos a través de las elecciones generales.

El programa del PSOE dice que se cerrarán las centrales al final de su vida útil. Y Zapatero ya ha dicho que la vida útil puede ser de más de 40 años.

O menos. La vida útil de diseño es de 40 años. Se inauguró en 1971, caduca en 2011. El Gobierno tomará la decisión atendiendo a la vida útil de diseño. Para mí, la vida útil de una central acaba cuando llega a una frontera en la cual su capacidad de producción está en condiciones de ser sustituida por otra energía mejor.

Que es ya.

Sí, a partir de ese momento deja de ser útil.

Según el CSN, la vida útil de Garoña es hasta 2019.

Podemos experimentar y ver hasta cuándo es capaz de aguantar una nuclear. Podemos ver si funciona 20 años más. Y si, cuando lleve 18, revienta, entonces diremos: el tope no era 20 años, era 18. No tiene sentido. Alemania ha decidido que la vida útil de sus centrales es 32 años. Su opción de Estado es que en 2020 no haya nucleares.

¿El modelo del PSOE es Alemania?

Sí, es un modelo que no se conforma con tecnologías de hace 50 años. La tecnología nuclear para usos civiles no es más que un intento de justificar lo injustificable: la tenencia de armas de destrucción nuclear por determinadas potencias. El hecho de que hoy sigamos utilizando esta tecnología no tiene mucha razón de ser.

¿Cuándo se hará oficial el cierre de Garoña? El plazo termina el 5 de julio.

Es una decisión del Gobierno. Tiene que poner en marcha las medidas que permitan suplir las consecuencias más negativas que va a aportar esta resolución.

Fuentes de Industria sugieren que se podría llevar a Garoña el cementerio nuclear español.

Es una decisión que tiene que consensuarse en el propio territorio. Pero hay muchas más posibilidades. Si a la central le quedasen ahora dos años de vida, luego el desmantelamiento duraría no menos de siete años. Parece lógico que la gente que está vinculada a la central tenga trabajo asegurado durante los próximos 10 años. Una década es un periodo razonable para poner sobre la mesa un plan serio y económicamente bien dotado para regenerar el territorio.

Zapatero siempre incide en que la opción socialista es la energía renovable, pero hay proyectos, como la refinería Balboa en Badajoz, apoyada por el PSOE, que no encajan con ese discurso.

España exporta más energía eléctrica de la que importa. Pero el carbón y el uranio no están en el mismo nivel que el petróleo, porque no sirven para hacer funcionar el transporte. Hoy por hoy, se puede sustituir la energía nuclear, pero no hay capacidad para sustituir el petróleo.

Entonces, dice que la refinería Balboa es imprescindible y Garoña es prescindible.

Sí.