Archivo de Público
Viernes, 19 de Junio de 2009

La nueva F1 se llamará Grand Prix

Mosley, sin escuderías, no dará hoy la lista de inscritos para 2010. Los equipos organizarán un nuevo Mundial. Los pilotos también se van

VÍCTOR SEARA ·19/06/2009 - 23:35h

EFE - Mosley, ante una nube de micrófonos, ayer en Silverstone.

Tras anunciar de madrugada que rompen con la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), los ocho equipos de Fórmula 1 agrupados bajo las siglas de la FOTA exhibieron durante todo el viernes su desafiante poderío por el paddock de Silverstone donde mañana se disputa el GP de Gran Bretaña. Ferrari, McLaren, BMW, Renault, Brawn GP, Toyota, Red Bull y Toro Rosso no van de farol.

El Mundial paralelo se llamará Grand Prix World Championship, aunque la FOTA siguen peleando en secreto por la utilización de la marca F1. Correrán con coches preparados para no tener repostajes y sin KERS. En cuanto a los circuitos, se da por hecho la presencia de Ferrari y los demás en Indianápolis, Mon-treal, Magny-Cours y Silverstone, históricos que pasarían a formar parte del nuevo calendario. Mónaco y Montmeló también podrían sumarse.

Ayer, el paddock inglés fue un hervidero. No sucedió lo de Turquía, donde faltaron algunos protagonistas principales, como Ecclestone o Max Mosley, presidente de la FIA. Ambos estuvieron reunidos desde primeras horas de la mañana, saltando de un sitio a otro, siempre perseguidos por una nube de cámaras. Cuando se separaron, Mosley, arropado por su séquito, no contestó a nada. Y Ecclestone se dedicó a pasarle la pelota una y otra vez al presidente federativo.

La FIA tenía previsto publicar hoy la lista definitiva de los participantes en 2010, pero ante la espantada de los ocho fugados no tiene suficientes equipos para alinear en su parrilla. Un problema que Mosley no sabe cómo resolver. Cuando se iba del circuito sobre las seis de la tarde, llevaba en un maletín repleto de dudas. Antes, había dado el visto bueno a la emisión de un lapidario comunicado, en el que la FIA aseguraba que emprendería acciones legales contra los equipos de la FOTA.

"Todos correrán"

Antes, eso sí, volvió a exhibir esa suficiencia que tanto encrespa a la FOTA. "Yo no me lo tomo con tanta seriedad como otros porque sé que se trata de una pose. Todo parará entre principios de año y marzo del 2010, para la primera carrera. Todo esto pasará, se calmará y todos correrán", declaró a la BBC. Y anunció medidas legales contra los rebeldes.

Si falla en la predicción, el proyecto de Mosley se desbarranca. Ya tiene elegidos a los tres equipos que van a acompañar a los diez que forman actualmente la F1 Campos Meta 1, US F1 y Manor, pero tras la ruptura de este viernes, a estos sólo les acompañarían Williams y Force India. El primero es fiel a la FIA y no se moverá de su sitio por nada del mundo, pero el indio ya piensa en volver al redil rebelde de los grandes. Es más, los norteamericanos de US F1 aún no han llegado y también miran de reojo a la FOTA, que le abre las puertas de su campeonato.

Así las cosas, Mosley podría quedarse con sólo tres escuderías. Tendría que llenar la parrilla con los equipos que él mismo rechazó hace una semana, pero alguno de estos ha iniciado también la huida. N Technologies y Lola, por ejemplo, ya han retirado sus candidaturas. La futura F1 de Mosley y Ecclestone no es atractiva para el público ni, en consecuencia, para los patrocinadores. Ni para los pilotos, que  escenificaron el enésimo ejercicio de fidelidad hacia sus actuales escuderías.

La ruptura es un hecho, y el plazo para soldar la herida no supera los 30 días. Si en un mes no se firma la paz, sería muy difícil organizar el campeonato de 2010. Están condenados a entenderse, pero lo único que hacen los dos bandos es alejarse cada vez más. Si no comienzan a acercarse pronto, se separarán de forma definitiva. Y la F1 actual tendría los días contados.