Sábado, 1 de Diciembre de 2007

El PP acusa a los medios de "confundir" a los españoles

Cree que los periódicos "alimenta" el 'caso Totana' y provocan la indefensión de los populares

PÚBLICO ·01/12/2007 - 07:30h

Ésta es la frase: “Sorprende, en este sentido, que se esté alimentando de noticias a determinados medios de comunicación, provocando así situaciones de indefensión y generando una clara espiral de confusión en la opinión pública”. Firmado: Partido Popular.

La sentencia cierra el argumentario que ayer envió Génova a todos sus cargos. Remite al presunto caso de corrupción destapado en Totana (Murcia) esta semana, que ha acabado, de momento, con la detención de 12 personas –entre ellas, el alcalde del municipio, José Martínez Andreo, del PP– y la imputación de otras dos.

Génova previene así a sus dirigentes de la “confusión” que ciertos medios están generando, de forma interesada, sobre la Malaya murciana. Pero dice más: “El PP regional actuará de manera contundente y facilitará el trabajo de la Justicia”. No aclara en ese argumentario interno cómo lo hará. La última advertencia recorre los discursos de los populares desde que meses atrás empezaran a florecerles los casos de corrupción: que “en muchas ocasiones” los jueces archivan la causa abierta “por no existir quebranto alguno de la legalidad”.

De ahí que los órganos judiciales deban “garantizar en todo momento los derechos que asisten a todos sus ciudadanos” en todo procedimiento. Génova siempre ha mantenido que la acusación que el PSOE lanza de que los ladrillazos sólo flanquean al PP es falsa, pues la mayor parte de las diligencias incoadas contra líderes populares aún siguen abiertas. Los socialistas, arguyen, usan la Fiscalía para vender a la opinión pública la foto de un PP intrínsecamente corrupto.

El PSOE, sospechoso

Por eso ayer no sorprendió el comunicado emitido por la franquicia murciana de Génova. Los conservadores lamentan el “circo mediático” y la “actitud irresponsable” del PSOE en la operación Tótem. Dicen que es “imprescindible” mantener la precaución ante la “falta de transparencia de la que adolece este proceso”. La crítica a la actuación de los socialistas pecó de todo, pero no de no ser franca: “Es cuanto menos llamativo que varios dirigentes del PSOE regional hayan hecho declaraciones públicas con informaciones sobre esta investigación que aún no se conocen de forma oficial. Da la impresión”, sigue la nota”, “de que la dirección regional está muy bien informada” de la operación.

En la misma línea incidió horas más tarde la secretaria ejecutiva de Política Autonómica, Soraya Sáenz de Santamaría: “El PP desconoce qué está pasando” y sólo “actuará en consecuencia” cuando se levante el secreto del sumario. Una vez que los hechos queden “demostrados y acreditados”, añadió, Génova mantendrá “tolerancia cero con la corrupción”. Vaya por delante que los conservadores respetarán, “como siempre”, todas las decisiones judiciales.

El presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, martilleó el mismo yunque. Primero, su Gobierno “apartará automáticamente” a las personas implicadas, “si hubiera contaminación”. Segundo, los medios de comunicación, dijo, están haciendo desde el lunes “juicios paralelos”. Tercero, quedan por aclararse las responsabilidades, porque hasta ahora “nada sabemos”.

El argumentario que manda Génova funciona.

BLANCO INSTA A RAJOY A "NO MIRAR PARA OTRO LADO"

Si el filón es bueno, adelante. El PSOE dejó entrever el mensaje en las comparecencias públicas de sus dirigentes. De nuevo, un presunto caso de corrupción urbanística. De nuevo afecta al PP.
El más duro, como siempre, José Blanco. El número dos de los socialistas exigió ayer en Valencia a Mariano Rajoy que “no mire para otro lado” y asuma responsabilidades. El líder del PP, subrayó, “no puede convivir con el despilfarro y con ciertas prácticas que ya conocemos en Murcia y Valencia”. El portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, remachó idéntica idea: Génova “tiene un problema muy serio con la corrupción” y “no toma decisiones políticas”.
El mensaje institucional recayó en la vicepresidenta del Ejecutivo. Si los 12 detenidos son culpables, “que caiga sobre ellos el peso de la ley”. “Es repugnante traicionar la confianza de los ciudadanos", zanjó María Teresa Fernández de la Vega. 

Noticias Relacionadas