Archivo de Público
Viernes, 12 de Junio de 2009

Objetivo: defender el "honor" de Bárcenas

Rajoy esperará a conocer la decisión del Supremo antes de decidir sobre su tesorero y el diputado Merino

YOLANDA GONZÁLEZ ·12/06/2009 - 21:00h

El presidente del PP del País Valenciano, Francisco Camps.

Rajoy sigue dispuesto a defender la "honorabilidad" de su tesorero, Luis Bárcenas, al menos hasta que el Supremo decida si asume la causa. Según fuentes próximas a la dirección nacional del PP la consigna, por ahora, va a ser la prudencia. "Rajoy sabe muy bien manejar los tiempos ", advierte un dirigente de su entorno.

La situación judicial de Bárcenas se ha agravado desde que el pasado viernes el juez que instruye la rama madrileña del caso Gürtel, Antonio Pedreira, admitiera que había apreciado indicios de cohecho y delito fiscal contra él. Lo mismo sostiene sobre el diputado nacional Jesús Merino.

El caso puede dar un vuelco la próxima semana, cuando Pedreira eleve al Tribunal Supremo una exposición razonada de motivos preguntando quién debe tomar declaración al tesorero. Los trámites se están produciendo con agilidad, dado que en julio prescribirán los delitos fiscales.

Diversas fuentes conservadoras apuntan a que el partido "defenderá la inocencia" de sus cargos "hasta que no se demuestre lo contrario". Eso sí, si el caso llega al Supremo y el senador es imputado, el partido estudiará tomar medidas.

Pese a la estrategia de Rajoy, hay voces en el PP que se lamentan de la mala imagen que está dando Bárcenas: "Si ha hecho algo, tendrá que pagar por ello", exige un diputado del PP.

Conde-Pumpido reclama respeto para las decisiones judiciales

Buen momento para Rajoy

Las fuentes consultadas explican la prudencia con la que está actuando Rajoy en el momento en el que ha llegado el posible traslado del caso al Supremo. "Ahora no tiene la presión que le daban las elecciones autonómicas y las europeas. Lo bueno de que el caso empiece a acelerarse ahora es que tiene tiempo de tomar una decisión adecuada", explica otro parlamentario. Además, añade que "su liderazgo está ahora tan asentado que nadie va a presionarle ni a discutir la decisión final que tome contra Bárcenas y Merino".

Sobre éste último, varios de sus compañeros advierten de que "no es un diputado cualquiera, sino, además, miembro de la dirección del Grupo Parlamentario Popular". Quienes han coincidido con él en los últimos días admiten haberlo visto "preocupado y cabizbajo".

La postura de este viernes del PP fue la misma que la mantenida el día anterior. Tanto el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, como el portavoz adjunto en el Congreso, Alfonso Alonso, se lamentaron del "uso partidista" del caso por parte del Gobierno y de las filtraciones. Unas acusaciones a las que respondió la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega asegurando que la Gürtel "empieza ya a parecer cada vez más la gran evasión de cualquier responsabilidad del PP". Mientras, El secretario de Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando, mantuvo que "Rajoy no podrá permanecer con los brazos cruzado si a su tesorero lo han pillado con las manos en la masa"

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, al que el PP va a dirigirse para denunciar las filtraciones, mostró este viernes su respeto por las decisiones judiciales.