Archivo de Público
Lunes, 8 de Junio de 2009

Pyongyang condena a dos reporteras de EEUU

Las periodistas pueden pasar 12 años en trabajos forzados

ANDREA RODÉS ·08/06/2009 - 06:51h

Las provocaciones de Corea del Norte continúan. Dos semanas después de poner en alerta a la seguridad internacional llevando a cabo una prueba nuclear, Pyongyang condenó ayer a 12 años de cárcel a las dos periodistas estadounidenses detenidas en marzo en la frontera china con Corea del Norte, según informó la agencia de noticias oficial norcoreana, KCNA.

Euna Lee y Laura Ling, reporteras del canal de televisión de San Francisco Current TV, propiedad del ex vicepresidente de EEUU, Al Gore, fueron detenidas el 17 de marzo por soldados norcoreanos mientras filmaban un reportaje sobre refugiados cerca de la frontera sino-coreana.

Aunque las circunstancias de la detención aún no han sido aclaradas no se sabe si las jóvenes se adentraron en territorio norcoreano ambas fueron acusadas de "entrada ilegal" al país y de "actos hostiles" contra el régimen.

Uno de los campos más duros

Su condena la primera de este tipo contra ciudadanos estadounidenses en Corea del Norte puede suponer 12 años de prisión en un campo de trabajos forzados conocido por ser de los más duros del mundo, según las organizaciones humanitarias.

El veredicto sobre las periodistas supone un nuevo revés para las relaciones cada vez más tensas entre Corea del Norte y EEUU. El presidente Barack Obama se mostró ayer "muy preocupado" por la sentencia y un portavoz de la Casa Blanca aseguró en un comunicado que se está "trabajando por todas las vías para garantizar la liberación de las dos periodistas".

Los expertos temen que se conviertan en un instrumento político en manos de Corea del Norte para presionar a EEUU, en un momento en que el dictador norcoreano, de 68 años, cuya salud es muy débil, se ha propuesto reafirmar el poderío militar y acaba de designar oficialmente a su hijo menor, Kim Yong-un, como sucesor.

Sin relaciones diplomáticas

Algunos analistas apuntan que su liberación también puede ser usada como excusa para iniciar relaciones bilaterales directas con EEUU, según The Wall Street Journal. Hasta ahora, Washington ha tratado la detención de las jóvenes con la máxima discreción posible, evitando nuevas tensiones.El cámara y un guía local que las acompañaban y lograron escapar no han hablado en público sobre el incidente. EEUU no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte y depende del embajador de Suecia en Pyongyang, que ha logrado visitar a las arrestadas en tres ocasiones y facilitar la comunicación con sus familias en EEUU.

La condena es una nueva demostración de que el régimen de Kim Yong-il no se siente intimidado por la comunidad internacional. Se produce horas después de que la Casa Blanca amenazase con volver a incluir al régimen norcoreano en la "lista negra" de países que colaboran con el terrorismo.

Mientras tanto, la ONU discute una nueva resolución, probablemente más dura que las anteriores, contra el régimen comunista. Incluso Rusia y China, sus dos aliados más poderosos, se muestran preocupados por el desarrollo nuclear de su vecino.