Archivo de Público
Lunes, 8 de Junio de 2009

Air France conocía los fallos

Los problemas en las sondas de velocidad del Airbus A330-200 se detectaron en mayo de 2008

ANDRÉS PÉREZ ·08/06/2009 - 02:00h

Los problemas en las sondas de detección de velocidad de los Airbus eran conocidas desde 1996, y tanto Air France como la empresa fabricante sabían, al menos desde mayo de 2008, que esos defectos afectaban también concretamente a los A330-200, como el Río-París que desapareció en el Atlántico el pasado lunes. Así lo reveló ayer el semanario francés Journal du Dimanche, citando un documento interno de la empresa Airbus.

La investigación abierta por el Buró de Investigaciones y Análisis (BEA) francés, que debe dar lugar a un primer informe preliminar a finales de junio, ya ha empezado a orientarse en torno a esa primera pista sobre una de las posibles causas del accidente en el que perdieron la vida los 228 pasajeros y tripulantes.

La compañía ordenó el pasado abril acelerar el cambio de captores

Según indicó el sábado el BEA, entre los 24 mensajes automáticos de anomalías enviados por el Río-París antes de desaparecer, figuraba al menos uno sobre problemas en las indicaciones de velocidad que las llamadas sondas Pitotestaban comunicando a la tripulación. Esa información errónea podría haber guardado relación con la tragedia.

Ahora, la revelación del Journal du Dimanche aporta un primer indicio en torno a esa pista. El documento citado señala que Airbus se dio cuenta, ya en 1996, de que las sondas Pitot tenían problemas y "podrían quedar severamente degradadas, aunque el sistema de deshielo funcione correctamente".

Esos problemas, reza el documento de Airbus de 1996, se producen especialmente cuando el avión se encuentra "dentro de fuertes cúmulo-nimbos", y muy "particularmente en la zona de convergencia intertropical", como ocurrió con el Río-París.

Un informe interno alertaba de dificultades ante cúmulo-nimbos

Tras los problemas observados en 1996, Airbus lanzó un primer programa de modificaciones en sus sondas Pitot. Pero, según el Journal du Dimanche, en 2007 volvieron a detectarse irregularidades en varios modelos, y en mayo de 2008 como mínimo, concretamente en los A330-200.

De ahí que Air France, desde abril pasado, ordenara una aceleración en su programa de sustitución de las sondas en sus aviones A330 y A340. No obstante, según un comunicado de la compañía aérea, ello no permite "prejuzgar sobre un nexo" entre el accidente y los defectos de las sondas.

El director del BEA, Paul-Louis Arslanian, ya había hablado el sábado tanto de los problemas en los captores de velocidad del Airbus siniestrado como de los programas de mejora y de sustitución de los mismos. No obstante, puntualizó que de momento sus investigadores no han podido determinar que esa sea la causa de la tragedia.

Las sondas Pitot, también llamadas sondas anemométricas, son unos captores de aviación basados en un principio descubierto por Henri Pitot en 1732. Consisten en tres pequeños orificios en el fuselaje del aparato por los que entra el aire hasta golpear una membrana, encargada de medir la presión, sinónimo de velocidad. En caso de helada, frecuente a fuertes altitudes, empiezan los problemas.