Archivo de Público
Lunes, 8 de Junio de 2009

El PS francés sufre casi una hecatombe

El partido de Sarkozy se impone con el 28% de los sufragios

ANDRÉS PÉREZ ·08/06/2009 - 08:00h

EFE - Un votante muestra su tarjeta electoral en Burdeos.

El Partido Socialista francés (PS) sufrió ayer una de las peores hecatombes electorales de su historia con sólo un 16,8% de los votos, batacazo que convirtió en estéril el ascenso de la izquierda real (Nuevo Partido Anticapitalista y Frente de Izquierda) y de la lista verde Europa Ecología. Así las cosas, pese a la escasa participación y su pobre resultado propio (28 % de los votos), los partidarios de Nicolas Sarkozy clamaron victoria.

"La presidencia francesa de la UE en 2008 no es un paréntesis; ése es el mensaje de los electores", gritó Xavier Bertrand, secretario general del partido sarkozysta, la Unión por un Movimiento Popular (UMP). El canto victorioso y unitario del partido de Sarkozy resonó por todos los platós televisivos de Francia.

El clamor sarkozysta es oportunista, habida cuenta que se ha batido un récord de abstención, con una participación de tan sólo el 40,8% del electorado. Pero no es un clamor en vano. La primera lección de ayer fue que los derechistas lograron borrar su estrepitoso fracaso en las elecciones locales de 2008, borrar la fuerte oposición de la calle vía huelgas y manifestaciones, y que han conseguido volver a consolidar su electorado. Las listas disidentes de derecha extrema, soberanistas y de ultraderecha, en cambio, perdieron fuerza.

El triunfo incuestionable fue para la lista Europa Ecología, liderada por el centrista-liberal Daniel Cohn-Bendit, el campesino indigenista José Bové y la ex jueza anticorrupción Eva Joly.

Mordieron en el electorado socialista y, gracias a una temática que esquivó el tema tabú de la energía nuclear, consiguieron elevarse a más del 15% y convertirse en la tercera fuerza francesa.

Nuevas fuerzas políticas

La Izquierda real francesa, encarnada por el NPA y el Frente de Izquierdas, confirmó que es una fuerza ineludible en Francia. Con casi un 5%, Olivier Besancenot logró el objetivo básico de probar que dispone de un mínimo electoral estable, aunque no el objetivo de demostrar que es el centro gravitacional de la izquierda.

El Frente de Izquierda, con cerca del 6,3%, gana eurodiputados y, más importante aún, demuestra que su propuesta unitaria está ganando peso frente a los socialistas, que pierden puntos tanto a su derecha como a su izquierda.

La pelota está ahora en el campo del PS. La unidad de fachada entre sus dos tendencias principales los centristas de Ségolène Royal y los izquierdistas tradicionales de Martine Aubry sólo ha conseguido acelerar la hemorragia. El ajuste de cuentas en forma de exhibición general de trapos sucios del PS, también empezó ayer en directo en los platós.