Archivo de Público
Jueves, 4 de Junio de 2009

La ecuación del accidente: intensas tormentas+velocidad lenta

Cuatro días después de su desaparición no se han determinado con precisión las causas del siniestro

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·04/06/2009 - 23:25h

El avión de Air France que desapareció el lunes cuando volaba sobre el océano Atlántico chocó con unas "tormentas intensísimas" que eran ineludibles, informó hoy el servicio meteorológico AccuWeather. El vuelo 447 entre Río de Janeiro y París cayó al mar en un accidente que se cobró la vida de los 228 pasajeros y tripulantes.

El diario Le Monde señaló que el avión de Air France volaba a una velocidad incorrecta antes del accidente. El diario, que cita fuentes cercanas a la investigación, afirma que el fabricante del aparato, Airbus, planeaba emitir una recomendación a las compañías que utilizan el modelo A330 sobre velocidades óptimas durante malas condiciones climáticas.

Airbus declinó comentar sobre la información y la agencia de investigación aeronáutica francesa, que debe validar cualquier recomendación, no estaba disponible de inmediato para realizar comentarios.  

"Tormentas eléctricas explosivas"

Según AccuWeather, sus últimos datos indican que el accidente del vuelo 447 ocurrió cuando el avión entraba "en una zona de desarrollo de tormentas eléctricas explosivas" a unos 35.000 pies de altura (unos 10.500 metros).

"El vuelo 447 pudo ser como una roca a 800 kilómetros por hora"

Añadió que los análisis de los satélites y los datos de las capas superiores de la atmósfera señalan que las corrientes de la tormenta eran del orden de los 160 kilómetros por hora. Además, los vientos superiores eran suaves lo que permitía corrientes ascendentes sin el freno que pudieran plantearle las corrientes horizontales.

"El vuelo 447 pudo ser como una roca a 800 kilómetros por hora rebotando sobre la superficie del agua", indicó el informe.

AccuWeather indicó que, en efecto, el vuelo de Air France chocó con dos tormentas eléctricas. La primera de ellas habría ocurrido al sur del cono principal y habría causado turbulencias moderadas a severas.

Pocas posibilidades de eludir la tormenta

Pocos minutos después, el vuelo entró en el cono principal de la tormenta eléctrica y recibió el impacto de varias turbulencias. En ese momento, las corrientes descendentes y ascendentes posiblemente golpearon al avión desde arriba y desde abajo.

"Esas fuertes turbulencias posiblemente iniciaron la cadena de hechos"

"Esas fuertes turbulencias posiblemente iniciaron la cadena de hechos que, en última instancia, llevaron al accidente del aparato", indicó.

El informe manifestó que es posible que sobre el cuerpo principal de la tormenta se estuviesen produciendo relámpagos e indicó que tal vez uno de ellos hizo impacto en el avión. AccuWeather determinó que en base a la información de los satélites, el vuelo de Air France "tuvo pocas posibilidades de eludir la tormenta".

Añadió que en esos momentos la tempestad estaba registrándose sobre una zona de unos 640 kilómetros y se desarrollaba a lo largo de la ruta del aparato. "Con las corrientes ascendentes que empujaban la tormenta por encima de los 50.000 pies (15.250 metros) el avión tenía que cruzarla y no podía volar sobre ella", indicó.